Conversar… ¿es la naturaleza del trabajo de un gerente?

4

Directores y gerentes trabajan utilizando el poder generativo del lenguaje. Con él motivan, instruyen, sancionan, conducen, [negocian, coordinan, piensan, deciden...]. A través de este poder, toman decisiones y resuelven problemas. No es la fuerza física lo que ellos utilizan, es el poder de la palabra. “Hágase tal cosa”, prescriben, y tal cosa se hace. Si no lo dijeran, ello muy posiblemente no sucedería. Para hacer lo que hacen, sin duda requieren conocimientos. Pero… el conocimiento es requerido para hacer cualquier cosa en forma eficaz. No es su conocimiento lo que diferencia [la naturaleza de] su trabajo del que realiza el trabajador manual. Es el hecho de que, mientras el primero utiliza el poder transformador de la fuerza física, los directivos y gerentes hacen uso del poder transformador de la palabra.

No se trata de… arrojar por la borda del poder del conocimiento. Muy por el contrario. Se trata de situarlo en un lugar diferente en el interior del debate empresarial. Lo que sostenemos es que el conocimiento no nos proporciona la mejor manera de comprender lo se se ha denominado el trabajo no manual.

En general, todo trabajo no manual se sustenta en el poder generativo del lenguaje [mente-pensamiento]. No estamos diciendo que el lenguaje no cumple ningún papel en el caso del trabajador manual. Pero no es en dónde descansa el poder transformador que es requerido para su tarea individual.

Una vez que reconocemos el poder transformador de la palabra disolvemos gran parte del misterio que parece rodear al trabajo de los trabajadores “no” manuales. Reconocemos el fundamento de su acción transformadora.

No es posible ahora poner en duda, por ejemplo, la capacidad transformadora de directivos y gerentes y su incidencia determinante en la generación de valor en la empresa. El hecho de que conversen durante todo el día no implica que no estén trabajando. Muy por el contrario, se trata de la manera de ejecutar su trabajo.

La idea de que su función sea parasitaria y que sólo se estén beneficiando del valor generado por otros, como lo supusiera Marx, ya no tiene sentido alguno.

Fuente: La empresa emergente, Rafael Echeverría

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline