Conversaciones problemáticas [2]

4

Pensemos en aquellas conversaciones en las que no conseguimos lo que esperábamos, ya sea con una tarea, o que perjudicamos nuestra imagen, o la relación con la otra persona, o que terminamos sintiéndonos mal.

El modelo mental del usuario de las técnicas

Una gran parte de la dificultad de una conversación problemática (o inefectiva) se debe a que el problema no yace en el tema conversado, sino en la forma en la cuál lo conversamos, y la mentalidad de quienes lo conversan. Las formas ó procesos conversacionales ocurren dentro de una plataforma de modelos mentales que contextualizan la interacción. Y son estos cimientos o raíces del proceso conversacional  (repletos de creencias preconscientes, valores en usos, historias personales, fantasmas, etc.) hacia donde nos tenemos que dirigir para intentar resolver “las grietas” de las inefectividades conversacionales, ya que no es posible resolver un problema desde el mismo nivel mental que originó ese problema por más técnicas, fórmulas para el éxito y herramientas de comunicación o reuniones efectivas que utilicemos.

Reitero: pienso que en el área de la comunicación, como en muchas otras, una arista del desafío a enfrentar para lograr mejorar tiene que ver con meterse con la forma propia de pensar o modelo mental, para desafiarla y en caso necesario, redefinirla, ya que es el modelo mental el que estructura los procesos conversacionales de expresar y escuchar, y el estilo gerencial. No son más ni mejores herramientas lo que la mayoría necesita para lograr más efectividad, sino una nueva consciencia.

Hay mentalidades que ayudan a la aplicación efectiva de las técnicas comunicacionales y hay otras desde las cuales la práctica de las mismas técnicas terminan, en el mediano o largo plazo, constituyéndose en una “licencia para matar”, agravando los problemas, deteriorando aún más los vínculos, aumentando el nivel general de estrés y malestar, y en definitiva, asesinando la efectividad organizacional.

Del modelo mental de escasez de razón y la imposición del pensamiento propio, al del respeto mutuo y entendimiento de las diferencias

Las diferencias de opiniones tienen un alto poder para expandir y enriquecer las perspectivas individuales. Las diferencias permiten el crecimiento. Construir con otros una forma distinta de ver determinada situación, puede abrir posibilidades de acción mucho más efectivas que las que se tenían desde la mirada individual original.

Pero para que las diferencias se aprovechen, es necesario que la conversación se oriente al entendimiento de la perspectiva del otro, y no al combate.

Te propongo reflexionar y estar atento a las siguiente pautas mentales (sobre las que  voy a extenderme en futuros capítulos), para ayudar al cambio de modelo y habilitar el logro de mejoras revolucionarias en el entendimiento muto, con su impacto directo en la confianza, la ejecutividad, la capacidad innovadora y el clima de trabajo:

  • Diferenciar hechos de opiniones
  • Dar derecho de existencia a las diferentes perspectivas
  • Procurar la efectividad y soltar el objetivo de demostrar que uno tiene razón
  • Conversar primero para entender, luego veremos si es necesario buscar acuerdos
  • Ser flexible y estar dispuesto a cambiar la forma de pensar
  • Desactivar los juegos de poder del ego

En el próximo capítulo, voy a escribir sobre las tres primeras pautas, y espero que esto se vaya poniendo cada vez más interesante.

Bienvenidas serán tus propias reflexiones, ideas, propuestas, comentarios, dificultades, y todo lo que quieras expresar sobre este tema.

Originalmente publicado en Junio del 2009.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline