Cómo el aprecio multiplica el compromiso [Notas destacadas]

5

Una de mis teorías no probadas es que para tener un buen termómetro que mida cómo se siente la gente en una empresa, el nivel de compromiso y el clima laboral, no dejes de visitar y observar los baños.

En una de las organizaciones a la que voy con frecuencia para hacer consultoría, los baños están siempre impecables. Una vez tuve la oportunidad de cruzarme con la persona encargada de su limpieza, así que le pregunté: “¿Qué es lo que lo mueve a tener este nivel de compromiso con su trabajo y mantener los baños tan admirablemente limpios?” Y me respondió: “Es porque se del valor que todos le dan a estos detalles y que aprecian un ambiente agradable”. Luego, comentando el tema con algunos gerentes, me enteré que uno de los Directores recorría con cierta frecuencia el edificio y cada vez que lo hacía le daba las gracias al empleado de la limpieza por su gran trabajo. Incluso, en una oportunidad le escibió una carta de aprecio y llamó al empleado para que la reciba de manos del vice presidente de la compañía.

Durante los últimos tres años investigué en una docena de organizaciones para determinar la percepción de los empleados sobre las cinco variables culturales de mayor relevancia en la predicción de la efectividad organizacional. Estas variables son: claridad de objetivos y valores, coherencia entre el discurso y el comportamiento, responsabilidad incondicional, participación, y aprecio. La variable que los empleados perciben con menor frecuencia es el aprecio.

Un gerente de los duros me dijo en cierta oportunidad: “De donde yo vengo, la única muestra de aprecio que tenés por hacer un buen trabajo es mantener el trabajo”. En el ambiente de negocios actual, esto simplemente no suma, no sirve y produce pérdidas.

El compromiso con un desempeño superior es una función, entre otras variables, de la claridad de espectativas, de la competencia, la influencia, los recursos, y el aprecio. La gente trabaja mejor cuando sabe que lo que hace le importa a alguien, especialmente si ese alguien es su jefe.

Descubrir qué puedo hoy reconocer en otros y hacérselos saber, es un gesto de aprecio. El aprecio es la energía emocional que envuelve al reconocimiento efectivo.

La cuestión es cómo apalancar acciones de aprecio sincero (especialmente las informales) para que tengan el máximo impacto. Por supuesto que necesitamos reconocer un desempeño superior. Pero necesitamos reconocer más que el desempeño. Lograr algo es más que hacer bien el trabajo que te toca. Puede significar realizar una tarea rutinaria y no recompensada, una y otra vez, y hacerla siempre bien. Puede significar tener el carácter para decir que no a un jefe, o para desafiar una de sus ideas. Puede significar tener la fortaleza para sostener una iniciativa a pesar de las críticas que pueda generar. Con frecuencia los empleados se sienten más apreciados cuando se reconoce su dolor, entrega y esfuerzo que cuando se valora sólo su buen desempeño.

Cuando pienso en el tremendo impacto positivo que tiene expresar el aprecio, y que además es gratis, no dejo de sorprenderme al descubrir la escasez de su presencia en la vida organizacional.

¿Te animás a sumar un comentario con algún ejemplo que hayas experimentado sobre este tema?

Título original: El impacto del aprecio en el compromiso | Inspirado en: Coaching for Commitment, Dennis Kinlaw

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: Tweets that mention Cómo el aprecio multiplica el compromiso [Notas destacadas] | Puerto Managers -- Topsy.com

  • Alejandro Ketelhohn

    Cómo el aprecio multiplica el compromiso.

    Estimado Andres, hace un tiempo ya que disfruto Puerto Managers, y hoy me tomo el tiempo de enviarte unas lineas, primero en agradecimiento por esta publicación que mantenes viva con aportes y experiencias enriquecedoras de la vida en las organizaciones; y segundo queria adherir con mi experiencia al tema que levantaste, El aprecio multiplica elcompomiso. Me ha tocado en varia oportunidades armar equipos humanos para llevar adelat un start-up, con largas horas de trabajo, con mucha entrega requerida para todos y siempre fue crucial ademas de enseñar, acompañar, mostrar y dirigir el…. motivar y el motivar se concreta siempre a traves de expresar el aprecio sincero que sentimos por la gente que lo hace posible. No hay lider sin adeptos no hay lider sin seguidores y cuando nos toca ser lideres nuestro exito depende directamente del equipo que nos apoya y sostiene. Despues de muchos años me he vuelto a encontrar con empleados y operarios que trabajaron conmigo en alguno de estos proyectos, y cuando me saludaban y recordaban los buenos momentos pasados juntos, trabajando, haciendo y resolviendo problemas, me reafirmaban que el afecto expresado sincero y compartido es el mejor premio que todos necesitamos para desarrollarnos como personas y profesionales, sabiendo que servimos y compartimos más que un pan, compartimos y vivimos un sueño que a fuerza de querer hicimos realidad.

    Un Abrazo, Alejandro

  • http://es.linkedin.com/in/josepserracots Josep

    Estoy con Alejandro, felicidades por la publicación tan enriquecedora que has realizado con un tema tan simple “cómo el aprecio multiplica el compromiso” . Hay muchas empresas que no saben cómo obtener el compromiso de sus colaboradores (empleados).

    Yo tuve experiencias de éste tipo en mi última empresa, muchas veces conseguimos los objetivos por este aprecio que tenía con mi equipo y ellos me lo agradecían con sus esfuerzos y dedicación al cumplimiento de sus responsabilidades.También he de decir que, cuando me despedí de todos ellos, me demostraron el aprecio que me tenían y lo mucho que me iban a echar de menos y aún ahora. después de más de un años me siguen escribiendo y me comentan que en muchas ocasiones se acuerdan de mí. Esta sensación de admiración no se puede describir, se siente en el interior.

    Saludos

  • Claudio

    Hace unos años, mi gerente recibía una delegación de integrantes de Administraciones extranjeras del rubro donde trabajo, que venía al país con el objeto de visitar nuestra planta. Tres horas antes de la recepción, recorrimos la misma y detectamos un gran desorden en uno de los sectores. Encontramos bolsas, pallets y contenedores plásticos desparramados en mesas y en el piso, todo, como resultado de la operación de último turno (nocturno).
    Al no haber operación de mañana en ese sector, mi gerente me pidió que consiguiera un par de personas de otros sectores para ordenarlo antes de que llegara la comitiva. Por lo general no hay demasiado personal operativo disponible de mañana en otros sectores, con lo cual recurrí a dos operarios con limitaciones físicas, que estaban afectados a tareas administrativas de la operación. Me acerqué a ellos y con el permiso del Supervisor, le pedí si me podían acompañar a ayudar a ordenar un sector de la planta, comentándole lo que debíamos hacer. Uno de ellos me contestó que no podía levantar pesos, dado que había sufrido dos infartos y por esa razón había sido asignado a tareas administrativas. Le pedí entonces, que no se preocupara, que me acompañara de todas maneras y que solo hiciera aquellas cosas que el considerara que pudieran servir para ordenar, sin levantar pesos. Que tal vez podía acomodar las bolsas y contenedores plásticos que estaban desparramados sobre las mesas, y que de todo lo que estaba en el piso, incluyendo los pallets, lo iba a levantar y ordenar yo, con la ayuda de la otra persona. Fuimos al sector, y a medida que íbamos ordenando, pude percibir como esta persona, que en principio no se mostró muy colaborador en sus palabras, no solo acomodó lo que estaba en las mesas, sino que también empezó a ayudarnos con lo que estaba en el piso. Cuando lo detecté, le agradecí por la ayuda y le dije que ya nos había ayudado suficiente, que no se agachara o hiciera algún esfuerzo que pudiera llegar a afectar su salud. No obstante, continuó ayudándonos y mientras juntos terminábamos de ordenar el sector, conversamos muy amenamente sobre su estado de salud y como había llegado a esa condición. De una actitud defensiva y poco colaborativa que mostró al comienzo, paso a tener un comportamiento diferente, más abierto, cordial, y de colaboración. Creo, que con este caso, comprendí, que una manera de manifestar aprecio hacia las personas, no siempre pasa por felicitarlas por su compromisos, desempeños o actitudes ante el trabajo, sino simplemente por considerar como se sienten durante el trabajo, tratando de conocer lo que les pasa, cuales son sus dificultades, y mostrándole ante todo, que más allá de la jerarquías funcionales o responsabilidades de los cargos que se establecen en las empresas, todos somos personas, todos somos humanos. Esto está por encima de todo, y en este ámbito, somos todos iguales. Pienso que si en este terreno, uno se muestra igual a los demás, partir de allí, muchas veces se pueden lograr compromisos y llevarlos al terreno de las responsabilidades jerárquicas o funcionales que establecen las organizaciones. En definitiva, creo que se pueden generar compromisos y obtener mejores resultados desde el poder de nuestra humanidad, más que del poder del cargo o de la jerarquía que nos otorgan las empresas u organizaciones.
    Claudio.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline