Nada hay en el mundo entero
más blando y débil que el agua.
Sin embargo, nada hay como ella
para erosionar lo duro.
El agua no es sustituible.
Lo débil vence a lo fuerte
y lo blando a lo duro,
todos lo saben en la Tierra,
pero nadie es capaz de ponerlo en práctica.

El hombre, cuando ingresa a la vida,
es blando y flexible,
mas muere duro y rígido.
Las hojas cuando ingresan a la vida,
son tiernas y delicadas,
mas mueren secas y tiesas.
Los duros y rígidos
siguen la senda de la muerta,
los blandos y flexibles,
de la vida.
Con armas rígidas no se puede vencer.
A los árboles fuertes se quiebran.
Lo fuerte y duro es inferior.
Lo blando y flexible, superior.

Lao Tsé, Tao Te King

Share

¿Qué lecciones podemos sacar del rescate de los mineros en la mina de Copiapo?

Trabajo en equipo, motivación, entusiasmo, cooperación, competencia emocional, responsabilidad, comunicación, coordinación… son algunas de las caractertisticas que se destacan de esta experiencia.

No sabemos aún la historia real dentro de la mina, en algún momento saldrá a la luz. No obstante quiero traer un muy buen articulo de
Fernando Guitierez y Belén Conti
.

  1. Ante una crisis, lo mejor es asumir la situación en toda su gravedad, entender que el tiempo es un factor clave y cambiar todas las prioridades que hagan falta
  2. La comunicación por parte de la jerarquía debe encontrar un equilibrio: ni agravar el desánimo ni generar expectativas infundadas sobre la facilidad para superar el problema
  3. La presencia de las autoridades en el medio de un problema es una señal de compromiso que vale más que mil enunciados de principios.
  4. El hecho de que exista una cultura de trabajo en equipo marcará una de las diferencias fundamentales para salir de la crisis.
  5. El plan de contingencia debe plantearse metas de corto plazo, concretas y realizables.
  6. La organización debe tener la suficiente flexibilidad como para aceptar nuevos liderazgos y la delegación de autoridad en temas específicos.
  7. Todas las acciones deben estar en el marco de un plan que contenga un análisis de riesgo, de manera de no apurar procesos cuando esto puede ser contraproducente.
  8. En la crisis, todos deben ocupar un rol tendiente al objetivo en común y nadie debe sentirse ajeno a esa tarea.
  9. Escuchar una voz externa puede ser de ayuda: aporta una visión más abarcativa que es imposible tener desde el centro del problema.
  10. Hasta el peor desastre puede ser una oportunidad para recuperar la esperanza y la mística.

Te invito ahora a dejar tu comentario con alguna otra lección de liderazgo que  te ha dejado esta experiencia con los 33 mineros.

Por Víctor Raiban.

Share

En su artículo Work and Life: The End of the Zero-Sum Game, publicado por Harvard Business Review, Stewart D. Friedman, Perry Christensen, Jessica Degroot presentan los resultados de una serie de investigaciones y argumentan a favor de un nuevo enfoque sobre el tema del balance entre vida personal y laboral:

En la perspectiva tradicional, los gerentes deciden cómo deben intersectarse el trabajo y la vida personal de sus empleados y suelen ver los programas de trabajo-vida sólo como acciones de asistencia social. Sin embargo, una nueva raza de gerentes está intentando una nueva táctica, en la cual los gerentes y los empleados colaboran para lograr objetivos laborales y personales para beneficio de todos.

Estos gerentes se guían por tres principios:

  • El primero es informar claramente a sus empleados sobre las prioridades de la organización y estimularlos a ser igualmente claros sobre sus prioridades personales.
  • El segundo es reconocer y apoyar a sus empleados como personas íntegras, no sólo reconociendo sino también celebrando sus roles fuera de la oficina.
  • El tercero es experimentar de manera continua con las formas de hacer el trabajo, buscando enfoques que mejoren el desempeño de la organización y permitan a los empleados lograr sus metas personales.

Los gerentes que actúan según estos principios descubrieron que los conflictos entre las prioridades laborales y personales pueden en realidad convertirse en catalizadores para identificar ineficiencias en el lugar de trabajo. Por ejemplo, un gerente y su equipo encontraron una forma de adaptar la creciente carga de trabajo en su centro de comando de atención las 24hs. mientras simultáneamente concedía al equipo más tiempo libre concentrado.

Share

La región andina de Kimberly-Clark comprende Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. Pese a ser relativamente pobre y pequeña, el año pasado registró más del 40 por ciento de aumento neto de los ingresos operativos de toda la empresa. No está nada mal para unos países donde los pañales se venden en unidades separadas porque sus habitantes no pueden pagar los paquetes.

El secreto de su éxito no es tan secreto. Sus prácticas directivas no son ni novedosas ni complicadas. Nada de fabulosas nuevas tecnologías o misteriosas estrategias empresariales. Simplemente una buena dirección basada en valores humanistas; valores básicos que todos conocemos pero que, con demasiada frecuencia, no ponemos en práctica.

Sergio Nacach, el dinámico jefe de la región, empieza creando una cultura fuerte, ganadora, caracterizada por la informalidad y el igualitarismo. Ni uniformes ni coches diferentes para empleados de categorías diferentes, sino una política de puertas abiertas y música en las oficinas. Todo el mundo tiene la oportunidad de asumir nuevas funciones y responsabilidades sobre distintos productos y países. Todos saben lo que se espera de ellos, y pueden informar en todo momento y con exactitud cómo van las cosas en su región.

La comunicación es constante y por diversos medios. Y los empleados cuentan con la información que necesitan para idear maneras innovadoras de hacer las cosas. Al dejar que sus empleados tomen decisiones, la empresa aprovecha mejor su talento y energía, y puede reaccionar más rápida y eficazmente a los cambios de las condiciones del negocio.

¿Cómo es que otras empresas no lo han entendido? Le pregunté a Sergio Nacach qué hace falta para crear una cultura ganadora y gestionarla de esta manera. Su respuesta fue una única y contundente palabra: “Amor”.

Fuente: Gestión May-Jun 2010, Los empleados son las estrellas por Jeffrey Pfeffer. Parte de un artículo publicado originalmente en IESE Insight.

Share

Esto me llego por mail hace un par de años. Supuestamente en un proceso de selección en Volkswagen un tipo escribió esto en un formulario cuando le pedían que detalle su experiencia…verdad o mentira el texto me gustó mucho. Imposible no sentirse identificado. Desde que lo leí, cada vez que me preguntan por mi experiencia me acuerdo de esto.

“Ya hice cosquillas a mi hermana sólo para que dejara de llorar, ya me quemé jugando con una vela, ya hice un globo con el chicle y se me pegó en toda la cara, ya hablé con el espejo, ya jugué a ser brujo.

Ya quise ser astronauta, violinista, mago, cazador, y trapecista, ya me escondí atrás de la cortina y dejé olvidados los pies afuera, ya corrí por el timbre del teléfono, ya estuve bajo la ducha hasta hacerme pis.

Ya robé un beso, confundí los sentimientos, tomé un camino errado y sigo andando en lo desconocido. Ya raspé el fondo de la olla donde se cocina la crema, ya me corté al afeitarme muy apurado y lloré al escuchar determinada música en el ómnibus.

Ya traté de olvidar a algunas personas y descubrí que son las más difíciles de olvidar.

Ya subí a escondidas a la azotea para agarrar estrellas, ya subí a un árbol para robar fruta, ya me caí por una escalera.

Ya hice juramentos eternos, escribí el muro de la escuela y lloré sentado solo en el piso del baño por algo que me pasaba, ya huí de mi casa para siempre y volví al instante siguiente.

Ya corrí para no dejar a alguien llorando, ya quedé solo en medio de mil personas sintiendo la falta de una sola.

Ya vi ponerse el sol y cambiar al rosado y al anaranjado, ya me tiré a la piscina y no quise salir más, ya tomé whisky hasta sentir mis labios dormidos, ya miré la ciudad desde arriba y ni aún así encontré mi lugar. Ya sentí miedo de la oscuridad, ya temblé por los nervios, ya casi morí de amor y renací nuevamente para ver la sonrisa de alguien especial, ya desperté en medio de la noche y sentí miedo de levantarme.

Ya aposté a correr descalzo por la calle, grité de felicidad, robé rosas en un enorme jardín, ya me enamoré y creí que era para siempre, pero era un “para siempre” por la mitad. Ya me acosté en el pasto hasta la madrugada y vi cambiar la luna por el sol, ya lloré por ver amigos partir y luego descubrí que llegaron otros nuevos y que la vida es un ir y venir permanente.

¡Fueron tantas cosas que hice, tantos momentos fotografiados por la lente de la emoción y guardados en ese baúl llamado corazón!

Ahora un formulario me pregunta, me grita desde el papel:

¿Cuál es su experiencia?

Esa pregunta hizo eco en mi cerebro: experiencia. .. experiencia. ..

¿Será que cultivar sonrisas es experiencia?

No, tal vez ellos no saben todavía ver los sueños.

Ahora me gustaría preguntarle al que redactó el formulario:

“¿Experiencia? ¿Quién la tiene si a cada momento todo se renueva?”

Lo encontré en el muro de Facebook de esa excelente ejecutiva y tan buena persona, Natalia Ca

Espero haber aportado a que tu lunes tenga al menos una sonrisa más…

Share

En aquellas organizaciones donde no se escucha ni a clientes ni a empleados, donde hay miedo a hablar sobre los problemas, donde los errores se ocultan, donde se prefiere no pensar en la posibilidad de fallar, donde en lugar de renovación hay acostrumbramiento al éxito, donde no se cuestionan las formas  de pensar, donde las personas son sólo recursos, donde la ética es sólo una palabra… en organizaciones donde esto ocurre el fracaso es su destino irremediable.

Te invito a citar algún ejemplo de estos fracasos previsibles.

Por Víctor Raiban.

Share

En su libro Leaders: Strategies for Taking Charge, Bennis y Nanus afirman que para que en una organización se produzca confianza, tiene que existir predictibilidad. O sea: sus integrantes tienen que tener la capacidad para predecir el comportamiento de los demás integrantes y especialmente de sus líderes. En los tipos de situaciones que estos investigadores analizadon vieron que la confianza entre los líderes y sus seguidores era imposible si no se cumplían al menos dos condiciones:

  • La visión del líder ha de ser clara, atractiva y alcanzable. Tendemos a confiar en líderes que crean estas visiones, pues la visi´n representa el contexto para creencias compartidas en una finalidad organizacional común.
  • Las posiciones del líder deben ser claras. Tendemos a confiar en los líderes cuando sabemos dónde están situados en relación con la organicación y cómo posicionan la organización en relación con el medio.

La visión y la posición mantienen entre sí la misma relación que el pensamiento y la acción, o la idea y su realización. La visión es también el principal catalizador de la gestión de la atención. El posicionamiento es el aspecto más complejo y menos comprendido de la gestión de la confianza.

Al menos esto es lo que afirman Bennis y Nanus, así que validando esta opinión voy a escribir sobre este tema en futuros posteos…

Share

Como una invitación a resonar con ciertos acordes, a sentir ciertos sentimientos, a explorar ciertos espacios… y no dejar que las dificultades laborales, el ritmo, el estrés, las preocupaciones… ensordezcan de tu vida esos acordes, apaguen esos sentimientos y clausuren esos espacios… te dejo hoy algunas frases que encontré por allí, simples, directas, profundas… del genial Jorge Luis Borges. Que las disfrutes.

  • “Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es.” Fuente: “Biografía de Tadeo Isidoro Cruz”, de “El Aleph”.
  • “Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe.”
  • “Dijo Tennyson que si pudiéramos comprender una sola flor sabríamos quiénes somos y qué es el mundo.” Fuente: “El Zahir”, de “El Aleph”
  • “Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos”
  • “He cometido el peor de los pecados que un hombre puede cometer… No he sido feliz”
  • “He sospechado alguna vez que la única cosa sin misterio es la felicidad, porque se justifica por sí sola.”
  • “La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica.”
  • “La literatura no es otra cosa que un sueño dirigido.”
  • “No hay consuelo más hábil que el pensamiento de que hemos elegido nuestras desdichas”.
  • “Quizá haya enemigos de mis opiniones, pero yo mismo, si espero un rato, puedo ser también enemigo de mis opiniones.”
  • “Siglos de siglos y sólo en el presente ocurren los hechos; innumerables hombres en el aire; la tierra y el mar, y todo lo que realmente pasa me pasa a mí.” Fuente: El Jardín de Senderos que se Bifurcan.
  • “Sólo aquello que se ha ido es lo que nos pertenece.”
  • “Todas las palabras fueron alguna vez un neologismo.”
  • “Las palabras son simbolos que postulan una memoria compartida”. Fuente: “El congreso”, El libro de arena.
  • “…la felicidad que he obtenido compensa toda la desdicha. Es mejor ser feliz y desdichado que no ser ninguna de las dos cosas.”
Share

Satisfacer aspiraciones elevadas no es necesariamente un asunto serio.

Es probable que parezca más sencillo si consideramos las actividades de nuestra vida personal y profesional como parte de un juego. El psicólogo Mihaly Csikszentmihalyi descubrió que los juegos proporcionan condiciones que promueven lo que denomina “una experiencia óptima” de “flujo”. Cuando fluimos, estamos tan absortos en nuestra actividad que nos olvidamos de nosotros mismos. Dejamos de ser el centro de todo y los límites entre el yo y el mundo se desvanecen.

Ingresamos a un extraordinario estado de conciencia, que no implica esfuerzo o atención alguna, una experiencia de comunión en la cual nos sentimos un todo con el juego. Esto no sólo nos hace felices, sino también muy efectivos. Las investigaciones realizadas por Csikszentmihalyi en destacados atletas revelan que el desempeño óptimo se produce en estado de flujo. Los deportistas declaran haber sentido que “el juego se desarrolla por sí mismo” sin necesidad de esfuerzo y concentración.

El estado de flujo se produce cuando la actividad, el juego, es más importante que el resultado. Como destaca Csikszentmihalyi: “Por supuesto, los objetivos finales [...] también son importantes pero el verdadero placer surge de los pasos que damos para alcanzarlos y no del logro en sí mismo”.

Cuando nos enfrentamos a una dificultad que pone a prueba nuestras aptitudes sin agobiarnos, estamos distendidos y a la vez concentraos. Nos sentimos bien cuando podemos demostrar nuestras competencias y valores sin que nos abrume el miedo al fracaso. En una experiencia óptima, nos sentimos simultáneamente seguros y en peligro.

Cuando jugamos “corremos el riesgo” de perder, aunque sabemos que estamos totalmente “a salvo”. Enfrentamos obstáculos que ponen a prueba nuestro temple y nos impulsan a esforzarnos al máximo. Estamos al borde del abismo; dar un paso en falso significa perder. La serenidad es producto de saber que perder es relativamente inconsecuente para nuestra vida. Dentro del juego, perder es el final. Pero más allá, no importa. Cuando el juego termina, la vida continúa sin problemas.

Dos actitudes pueden echar a perder la diversión: tomarse el juego con excesiva seriedad o con excesiva liviandad.

Fuente consultada: Conscious business, Fredy Kofman

Share

El 4 de Noviembre a las 20:30 hs., Andrés Ubierna estará compartiendo con todos los que deseen asistir, una clase abierta sobre Más Resultados con Talento, Compromiso y Conciencia: Coaching con Pensamiento Sistémico. La cita es en la Universidad Maimónides, Hidalgo 775, de la Ciudad de Buenos Aires.

La presentación de la clase estará a cargo del Lic. Javier Fernández Mouján, Coordinador de la Carreras de Psicología y Tecnicatura Superior en Consultoría Psicológica, y la Lic. Marilda Brodsky, Directora de ambas carreras, será quien dará unas palabras de cierre

Andrés fue invitado por Margarita Porcel, titular de la Cátedra Consultoría Organizacional, de la carrera Tecnicatura Superior en Consultoría Psicológica, quien junto a Silvia Gallardo y Ariel Aguilar están a cargo de la organización del evento.

La activiad es no arancelada, las vacantes son limitadas y se requiere inscripción previa, la que podrás concretar haciendo click aquí, o también comunicándote con Carolina o Diana al 4905 1145.

¡Te esperamos!

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline