Pasé la primera parte de mi vida tratando de ser otra persona. En la escuela quería ser un gran atleta, en la universidad un miembro admirado de la alta sociedad, luego un hombre de negocios y más tarde el director de una gran institucón. Y aunque, de un modo u otro, sabía que no estaba destinado a alcanzar este tipo de logros, ello no me impidió intentarlo y darme de cabeza, una y otra vez, contra el mismo muro.

El problema era que, al tratar de ser otra persona, me negaba la posibilidad de ser yo mismo. En esa época se trataba de una idea bastante aterradora. Me bastaba con asumir pasivamente las convenciones de la época, valorando el éxito en términos de dinero y estatus social, centrar toda mi atención en ascender en la escala social a pesar de los obstáculos que me ponían los demás y acumular cada vez más cosas y más relaciones, en lugar de buscar el modo de expresar mis propias creencias y mi propia personalidad.

Fuente: The Hungry Spirit: Beyond Capitalism, a quest for purpose in the modern world. Charles Handy

Share

Releyendo unos apuntes que tomé del libro Coaching for Leadershipo (Goldsmith, Lyons & Freas) rescato estas notas que aportan luz al desafiante y crítico asunto de los ascensos a cargos directivos. La probabilidad de que un director recién ascendido no rinda lo esperado, renuncie voluntariamente o sea despedido antes de los 18 meses de haber asumido su nueva función es del 40% (The Newly Appointed Leader Dilemma, Dunnells & Harrison). El fracaso es costoso tanto para el ejecutivo como para la organización. Cuanto más relevante sea el puesto, mayor es el costo. Otra investigación muestra que la principal causa de fracaso de los directivos recién designados es la mala administración de sus relaciones:

  • El 82% de los casos fallan en la formación de vínculos sólidos y de trabajo en equipo con  sus reportes directos y colegas.
  • El 58% de los casos fallan por estar confusos sin lograr formarse una idea clara de lo que se espera de ellos.
  • El 50% de los casos fallan por carecer de la sagacidad necesaria para atender desafíos de política interna.

Cuando un ejecutivo exitoso es ascendido a un cargo directivo, la imporancia de las competencias administrativas y técnicas específicas con las cuales logró el éxito que le facilitó el ascenso cae y cobra peso específico otro grupo de competencias que podríamos llamar personales o genéricas.

El siguiente esquema de Lombardo y Eichinger (Preventing Derailment, Center for Creative Leadership) refleja estupendamente la idea que deseo transmitir.

Cuando Daniel Goleman comparó a ejecutivos en altos puestos de dirección que sobresalían respecto al promedio, encontró que el 90% de las diferencias de perfiles era atribuible a las siguientes competencias:

  • Autoconciencia.
  • Autorregulación emocional.
  • Motivación.
  • Empatía.
  • Habilidades interpersonales.

Imaginemos el caso de un joven corredor financiero que experimentó un ascenso meteórico en la estructura jerárquica de una compañía de Wall Street. Este “maestro del universo” había gerenciado con éxito a un grupo de corredores estrechamente relacionados. Acaban de promoverlo a un nivel directivo gracias a los resultados logrados hasta ese momento y a su clara comprensión de los mercados financieros. En su nuevo puesto, tiene responsabilidades transfuncionales que abarcan a 300 agentes y representantes de ventas. Para lograr ser existoso en las semanas y meses siguientes a su ascenso, tiene que incorporar nuevas habilidades, ya que sus destrezas técnicas y analíticas ya no tienen mayor importanica. Para lograr el apoyo pleno de quienes ahora le reportan directamente y de todos los interesados claves, requiere de habilidades personales o genéricas, como por ejemplo: la capacidad de construir relaciones de confianza y ejercer influencia en la organización.

Share

En esta época del año es común hacer balances y ponernos  metas para el año que comienza.

Según cuenta Ellen Tomson en el libro de Stephen M. R. Covey “El Factor Confianza”, sólo el 8% de los norteamericanos cumplen con los compromisos y promesas de fin de año.

¿Por qué fracasan el 92% restante en cumplir estos compromisos? ¿Qué nos lleva a comprometernos una y otra vez con objetivos y sistemáticamente dejarlos de lado sin actuar en consecuencia? Tal vez no nos percatemos de que hablar y no actuar en sintonía con lo dicho, tiene un costo.

“El primero de enero comienzo la dieta”, “el primero de enero dejo el cigarrillo”, “el primero de enero comienzo a escribir un libro”, “a partir de enero le regalaré flores a mi mujer cada mes”… y tantas cosas más.

¿Aplica para estas promesas de fin de año la idea de que la forma en la que hacemos una cosa es una buena metáfora de la forma en la que hacemos todas las cosas? ¿Qué aspectos de nuestro comportamiento se ven reflejados en estas pseudo promesas de fin de año? ¿Como se replican estos patrones en el plano laboral? ¿Tenemos realmente el compromiso de cumplir estas promesas así como las habilidades necesarias para hacerlo?

La pérdida de confianza en nosotros mismos, en la capacidad de aplicar nuestra fuerza de voluntad y en nuestra autoimagen, frustración y credibilidad, es clara y grande.

También podemos observar una relación sistémica entre nuestro rendimiento y la confianza. Dado un cierto nivel de competencia, a mayor rendimiento mayor confianza, y a mayor confianza mayor rendimiento y resultados. “Lograr que los demás confíen en sí mismos es una parte importante del liderazgo”, afirma Jack Welch.

¿Cuánto pierde una organización por la pérdida de confianza, y cuántos costos se elevan por operar en desconfianza?

Si la confianza es un buen negocio, ¿qué nos impide cuidarla y trabajar más y mejor para aumentarla día a día?

El tema es inmenso, y excede este espacio, así que cerramos con tres simples sugerencias, para que considere su aplicación ante la posibilidad de realizar promesas con usted mismo y con los demás, desde el primero de enero…

  • No prometa nada que no sepa o pueda hacer, ni deje de prestarle suficiente atención a sus capacidades y recursos necesarios, y a las implicancias que tiene asumir el compromiso. El “no me comprometo” es una opción más efectiva para todos los involucrados, que prometer y no honrar la palabra.
  • Si al mantener una conversación de compromiso tiene la intención de cumplir pero no está seguro que lo vaya a hacer, haga explícito que es sólo una intención y no un compromiso.
  • Mantenga la conciencia de que cada vez que promete algo y no honra su palabra, además del efecto dominó que esto produce en la cadena de acciones coordinadas, disminuye el crédito en la cuenta corriente emocional y relacional, propia y ajena.

Escrito por Víctor Raiban con los aportes de Andrés Ubierna.

Share

En el momento en que pulsó el botón de su ratón y envió el mensaje, Nolan Taylor se dio  cuenta de que el sarcástico correo electrónico que acababa de mandar en el que criticaba la reciente noticia de la política de despidos de la empresa -y el papel desempeñado por su jefe- no iba dirigido, como creía, a un amigo de otro departamenteo, sino a su propio jefe. Pero lo que más le inquietó no fue tanto el modo de recuperarlo antes de que llegase a su destino, sino la evidencia de que no estaba comportándose como la persona que quería ser.

Nolan Taylor llevaba años tratando, sin lograrlo, de controlar sus emociones y aumentar su autocontrol. Por eso el desconcierto que le provocó un error tan flagrante y sus posibles consecuencias le llevó a asumir un comrpomiso mucho más profundo con sus objetivos y a no responder de inmediato a las situaciones desalentadoras con el cinismo o la crítica, sino aprender a ver las cosas desde una perspectiva más positiva. Ese correo electrónico fue, en suma, un cachetazo que le hizo percatarse de la manifiesta contradicción existente entre su yo ideal y la realidad. Y en ese mismo momento su compromiso con el cambio experimentó una profunda transformación.

Este tipo de discrepancias pueden convertirse en verdaderos impulsores del cambio…

Durante el proceso de desarrollo del liderazgo… un súbito descubrimiento sobre nosotros o sobre nuestra vida puede llegar a “conmovernos” y clarificar lo suficientemente las cosas como para movilizarnos a la acción. Este tipo de “descubrimientos” puede asustarnos o resultar sumamente revelador, una situación ante la que algunas personas reaccionan cerrando lo ojos, mientras  que otros simplemente niegan la posibilidad de realizar cualquier tipo de cambio y acaban encogiéndose de hombros.

Pero también hay quienes escuchan la llamada del despertar, toman una determinación y se aprestan a modificar los hábitos perjudiciales y a desarrollar nuevas fortalezas. Pero ¿cómo podemos provocar realmente estos cambios?

Fuente: The New Leaders, Goleman, Boyatzis & McKee

Share

Querido participante de las conversaciones de Puerto Managers,

Para responder a la menor actividad que por las fiestas y la temporada Argentina de verano lógicamente vengo registrando en el tráfico y lectura del material del blog, decidí bajar la frecuencia de posteos de nuevos artículos a uno por semana y retomar el ritmo de cinco por semana a partir del 1 de marzo de este nuevo año.

Te dejo un gran abrazo colmado de gratitud por la posibilidad que me das de llegar a vos al ser parte de este Puerto, junto a mis deseos de que cada día de este nuevo año, te reciba con una sonrisa, en paz y plenitud.

Andrés

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline