Si quieres ver, aprende a obrar

5

En Los Miserables, Victor Hugo relata que Valjean, un criminal violento, tras su liberación después de una larga permanencia en la cárcel que lo había vuelto todavía más brutal, es sorprendido robando los objetos de plata de la diócesis. Es conducido ante el obispo quien, en vez de tratarlo como a un ladrón, le pregunta con mucha amabilidad por qué había olvidado dos candeleros de plata que formaban parte del regalo que él le había hecho. Este acto del obispo cambia totalmente el modo en el que Valjean observa el mundo y se relaciona con él. Todavía bajo el efecto de la turbación causada por la “reestructuración” facilitada por el obispo, Vljean encuentra a un muchacho, Gervais, que, jugando con sus monedas, pierde una de ellas. Valjan pone su pie sobre la moneda impidiendo que Gervais la recupere. El muchacho llora, pide desesperadamente que le devuelva su moneda y, al final, se va. Sólo entonces, a la luz de la generosidad transformadora del obispo, Valjean se da cuenta de cuán cruel es su comportamiento que sólo una hora antes le habría parecido de lo más normal. Corre tras de Gervais, pero no logra encontrarlo.

Victor Hugo explica: “Tuvo la vaga impresión de que la comprensión del obsipo era el asalto más formidable que jamás hubiera sufrido; que su dureza habría perdurado si hubiese resistido a su clemencia; que si él hubiese cedido, habría debido renunciar al odio con el que las acciones de los demás  habían llenado su alma durante tantos años y que tanto le gustaba; que esta vez debía vencer o quedar vencido y que una lucha, enorme y definitiva, había comenzado entre su maldad y la bondad de aquel hombre. Pero una cosa que antes ni sospechaba era cierta: que él no era ya el mismo hombre; todo había cambiado para él, y ya no estaba en su mano poder desembarazarse del hecho de que el obispo le había hablado y le había tomado la mano.”

Lo que Victor Hugo muestra es la perenne experiencia humana del cambio profundo de consciencia que emerge de la acción inesperada e imprevisible de alguien con el cual nos cruzamos en los caminos de la existencia.

Fuente: El arte del cambio, Nardone & Watzlawick

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline