Lecciones para un liderazgo total

5

En este artículo enviado por Manuel Gross a Pensamiento Imaginativo, se delizan las principales ideas de Stewart Friedman expuestas en su libro Total leadership. Nos presenta un modelo mental integral desde el cual no tiene sentido hablar de blance familia-trabajo, o de optar entre uno mismo y los demás. Acá va copipegado el artículo completito.

Lecciones para un nuevo liderazgo, Por Francisco Aravena F.

Que sería bueno que el éxito profesional no fuera en desmedro de la calidad de vida es una perogrullada que difícilmente daría para dictar una charla. Encontrar una fórmula para transformar ese ideal en una meta realizable –y convertirlo en un curso y una empresa propia– es otra cosa. A eso se ha dedicado Stewart Friedman más de 20 años. Friedman sistematizó una aproximación integral en el marco de un currículum de una escuela de negocios (en Wharton, Universidad de Pensilvania), creó un centro de liderazgo como ejecutivo de la Ford Motor Company y ha formado legiones de hombres de negocios y asesorado a otros tantos.

Friedman habla seguido de “mis estudiantes y mis clientes”, y al frente de la compañía que bautizó igual que su curso y que su recientemente publicado libro, Total leadership, él mismo es un hombre de negocios. Parte de su trabajo es dar conferencias, y eso lo traerá a Chile, invitado por Comunidad Mujer, a dictar la charla “Vida y trabajo: la fórmula del liderazgo total”, al Centro de Eventos Bicentenario, el próximo jueves 11.

Lo que Stewart Friedman plantea es que se puede ganar por todas partes. Por cuatro, en particular: hogar, trabajo, comunidad y uno mismo. Eso pasa por determinar las prioridades y tratar de conciliarlas con lo que se hace. Colectivamente, pasa por conciliar las prioridades dentro de una organización para lograr metas colectivas tanto como las personales. O sea, todos ganan. Eso no significa que sea un hombre con una receta mágica; significa que tiene un plan.

El gran acierto de Friedman fue conciliar esas dos preocupaciones que comenzaban a tomar lugar en las corporaciones y escuelas de negocios: la formación de líderes y la conciliación del trabajo con la vida familiar.

“Creo que mi principal contribución en este trabajo es el lenguaje que uso. Esto no es equilibrio trabajo-familia, es integración. E incluso eso está subordinado. Esto es sobre el liderazgo desde el punto de vista de la persona integralmente. Es sobre ser un mejor líder y enriquecer la vida”, precisa Friedman, al teléfono desde Philadelphia. “Al sacar de la ecuación eso de trabajo versus vida familiar, queda más claro. Esto es sobre rendimiento: tener un mejor rendimiento por la vía de integrar las dimensiones y generar un beneficio para los demás. Es equivocado decir que si quieres ganar en el trabajo debes robarle a tu familia, o al revés. Se trata de reformular el problema, usar un lenguaje distinto”.

Friedman cuenta que lo que determinó la reorientación de su carrera fue el nacimiento de su primer hijo, Gabriel, hace casi 22 años. “Estaba conmovido, y decidí hablar sobre lo que estaba en mi mente cuando regresé a hacer la clase. Hablé sobre cómo el sector privado debe actuar considerando el impacto en la próxima generación no sólo de talentos, sino de gente, y planteé preguntas: ¿Cómo, como líderes de negocios, van a lidiar con este asunto?, ¿cómo resolverán esta pregunta como personas naturales, parte de una comunidad, en su propia vida? No tenía mucha idea sobre qué hacer, pero decidí dedicarme a resolver esas preguntas, y eso le dio forma a mi carrera. Me dediqué a investigar cómo la gente integraba las partes de su vida”.

-La creencia es que para ser exitoso hay que pagar el precio, hacer un sacrificio.

-Sí, y entiendo que el sacrificio es necesario. He visto mi propia ración de penurias y la de gente que me importa. Uno no puede tenerlo todo. La gente puede tener más de aquello que realmente valora si persigue esa meta conscientemente y como líderes, decidiendo qué es lo que hay que hacer, y creativamente, para integrar las diferentes dimensiones de la vida. Si miras a las personas más exitosas del mundo, la mayoría se ha dedicado a aquello que más le apasiona. Para algunas personas eso pasa por no tener vida familiar, pero es su opción. Y hay muchas personas exitosas que llegaron a donde están justamente por dedicarse a su familia y su comunidad.

-Es interesante la dimensión de la “comunidad” en la “ganancia de cuatro vías”, que propone en su libro. Esto permite proyectar su aproximación en la política, por ejemplo.

-Así es. Mucha gente encuentra difícil pensar en su contribución a la sociedad y a su comunidad. Pero pronto empiezas a encontrar maneras, y eso es lo excitante de esta aproximación. En realidad, lo que estoy haciendo es simple: pedirles a las personas que se pregunten cómo están encajando las cuatro partes (trabajo, hogar, comunidad, uno mismo). Lo que más me importa es cómo encajan de una manera en la que todos mejoren. El valor de uno en la comunidad se hace más evidente cuando empiezas a preguntarte cómo estás contribuyendo y qué espera la comunidad de uno.

-En los últimos años hemos visto en Chile a una explosión de centros, seminarios y conferencias de liderazgo. Uno se pregunta si hay suficientes seguidores para tantos líderes…

-Depende de qué entendamos por liderazgo. Creo que es movilizar a la gente hacia fines valiosos. Inspirar, crear cambio. Eso puede lograrlo un ejecutivo, que tiene a mucha gente subordinada en la jerarquía, pero también alguien que no tiene a nadie bajo su mando. Hay ejecutivos que están sobre mucha gente que no son buenos líderes. El liderazgo no es sobre las posiciones. Mientras más gente que se sienta líder tengas en tu organización, mejor.

-Pero debe haber muchos ejecutivos que no se convenzan fácilmente de la conveniencia de tener trabajadores que se sientan líderes.

-Exactamente, pasa en todas partes. Pero hay cada vez más conciencia de que para lograr el éxito en tu compañía necesitas gente que se sienta capaz y que se sienta parte, que esté comprometida con las metas comunes. Y no se sentirán así si no lo hacen con libertad. Y es lo que hacen los líderes: eligen qué es importante, inteligente e informadamente, y se comprometen. Si yo fuera un CEO querría que mis trabajadores me lideraran, tal como querría que se dejaran liderar por mí.

-¿Es más difícil hablar de esto en medio de una gran crisis económica?

-No, porque ahora la gente está más abierta a cuestionar conceptos fundamentales. Hay voluntad para pensar “ahora que mis raíces están inestables, quizás debería pensar en cuáles deberían ser esas raíces”. Hay más diálogo sobre lo que realmente importa.

-¿Cómo anda su propia vida familiar?

-Cuando tomé a Gabriel la primera vez me pregunté “qué tengo que hacer para hacer el mundo mejor para él”, y me lo sigo preguntando. Tengo un estilo de vida y un horario extremadamente flexible. He fallado, no hay soluciones fáciles, pero lo intento.

-Para usar una frase que usted emplea ¿es usted un “trabajólico feliz”?

-Ja, ja, ja. No exactamente. La frase es de Suzie Welch, la mujer de Jack Welch, una gran pensadora a título propio. Se refiere a los ejecutivos que son trabajólicos pero felices porque hacen lo que quieren hacer, pero al mismo tiempo comprenden que no todos tienen las mismas prioridades, y dan la facilidad para que sus trabajadores busquen la manera de conciliar sus propios intereses y prioridades. Yo no soy ejecutivo de una gran compañía; dirijo una pequeña compañía y tengo mi programa académico. Pero ¿soy feliz trabajando mucho? Sí, porque es divertido, lo disfruto mucho y estoy muy agradecido de poder hacerlo.

Francisco Aravena F.
sábado 6 de junio de 2009
…………………….
Fuente: Revista El Sábado – El Mercurio


Extracto del artículo publicado en el sitio Knowledge at Wharton – Leadership and Change:

Cultivating Total Leadership with Authenticity, Integrity and Creativity.
Published: November 20, 2002 in Knowledge@Wharton

That’s the good news, the opportunity. As pioneers on a new business frontier, the task at hand is no less than transforming the meaning of work in our lives and in our world. It boils down to being real, being whole, and being creative — then enabling those around you to do the same.

Authenticity (or being real) arises when leaders behave in ways that are consistent with their core values. Leaders must define and articulate a vision that embraces the diverse values and lifestyles of all employees. Their everyday actions must fit with not only their personal values but also with the core values of the business. They must delegate to cultivate trust, build on strengths, and increase commitment to shared goals through genuine dialogue with key stakeholders, the people about whom they care most, in all life domains.

Integrity (or being whole ) arises when the different aspects of life fit together coherently and consistently. How do leaders achieve this? They must take responsibility for capturing synergies across all aspects of their lives — at work, at home, in the community, and in themselves (their health, spiritual growth, and leisure). They must align the interests of different stakeholders in the pursuit of collective goals as well as set, maintain, and respect the boundaries that enable value to be created at work and in other aspects of their lives. And they must invest in social capital to nurture networks and partnerships that provide the support needed for achieving results that matter.

Creativity (or being innovative) arises when leaders question traditional assumptions and continually experiment with how things are done, courageously embracing and initiating change. They need to re-think the means by which work gets done in ways that force a results-driven focus and provide flexibility with choice in how, when, and where work gets done. They must experiment with new work methods and communications tools to better meet performance expectations. They must reduce reliance on traditional work methods, such as face time and co-location of resources, while using them more wisely to build trust when needed and, at the same time, taking advantage of the flexibility and control afforded by virtual media.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.psicologiaparaempresas.blogspot.com Gabriel Schwartz

    El tema entre equilibrio entre la vida personal y laboral tiene mucha vigencia. Y creo, como el autor, que no tiene porque existir un antagonismo: no hay duda que las dimensiones, en cuanto a la importancia, son diferentes. En las entrevistas de evaluación psoctécnica o de potencial, en mi trabajo como coach suelo encontrarme a mí mismo preguntándome por cómo trabajará esta persona que tengo delante, cuyo proyecto personal y laboral son prácticamente una misma cosa. Será realmente capaz de comprender a las personas que trabajan con él y que quieran llegar más tarde a la oficina porque su hijo actúa en el acto del día de la bandera ?
    Quizás sea una deformación clínica o un prejuicio pero no consigo aceptar (y me gustaría investigarlo) que una persona con una vida personal poco feliz o poco sana, pueda ser del todo útil. Hace unas semanas publiqué un post en el que hacía referencia a empleados valorados por sus jefes que tenían conductas patlógicas en sus casas http://psicologiaparaempresas.blogspot.com/2009/04/sobre-la-posibilidad-de-predecir-el.html

    El Sr. Fritzl (aquel que tuvo a su hija encerrada por 20 años en un sótano), por ejemplo, era considerado un excelente electricista lo mismo que el Dr. Barreda, muy buen odontólogo.

    • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

      Gracias Gabriel! Desde el punto de vista de las competencias técnicas, un asesino puede tener grandes conocimientos, inteligencia y habilidades, pero desde las habilidades genéricas de management, nadie puede ser mejor manager de lo que es como persona. Los desafíos actuales demandan respuestas cuya efectividad no se basa sólo en las competencias técnicas, sino que el factor diferencial está en las humanas. Las competencias técnicas son como el aire para la vida, sino las tenés estás en serios problemas y no podés ni siquiera entrar al ámbito laboral, pero quienes piensen que el desarrollo de la efectividad organizacional se trata sólo de respirar, se están perdiendo algo.

  • http://www.personal.able.es/cm.perez/ Carolus

    Aquí os dejo abrir un e-libro muy útil para que lo miréis, se llama “Manual y espejo de cortesanos”, de C. Martín Pérez.

    http://www.personal.able.es/cm.perez/comentarioslibros.html
    http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

    Simula, disimula, no ofendas a nadie y de todos desconfía: antiguo consejo para un joven Rey Sol que te servirá para desenvolverte y medrar en la Corte en la que todos sobrevivimos. Donde hay un grupo de personas, existirá una lucha por el poder, alguien lo conseguirá y a su sombra crecerán los cortesanos que conspirarán para quitárselo o para agarrarse a una porción de poder dentro de su Corte. Tal vez aún no te hayan contado cómo funciona todo esto. Te guste o no, ya estás metido de lleno en la Corte y es mejor que domines sus reglas. Despierta, otros ya te llevan ventaja. Es hora de medrar.

    Saludos

    • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

      Gracias Carolus por tus sugerencias, esa mirada con tiñe maquiavélico, y por los enlaces! A pesar de que no sólo me contaron y cantaron esta música, que la viví y estudié, mi postura es filosóficamente diferente. Abrazo!

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline