La excusa como forma de vida

10

Por Horacio Mazzini para Puerto Managers

Muchas veces, ante un problema–simplemente algo diferente a lo esperado -, escuchamos como respuesta casi automática e instantánea que algo no pudo lograrse por causa de un hecho ajeno a nosotros.

La vida está plagada de ejemplos que van desde el  “Juancito me pego primero” del colegio, al “te choqué porque el otro me encerró” pasando por otros innumerables y cotidianos.

Y la vida laboral tampoco se salva, “no me comunicaron los objetivos”, “me falta gente”, “se cayó el sistema”, “hay favoritismo”, “el procedimiento no sirve”, etc. son frases ya “esculpidas” a fuerza de tanto repetirse, en las paredes de todas las empresas a hora de explicar nuestra impotencia laboral.

Del  “no pude porque …”, sin dudas lo más grave es el “no pude” porque implica que – en forma directamente proporcional a las veces en que me haya excusado  -, no logré algo que me comprometí a lograr, o simplemente quería alcanzar para mí mismo o para los demás.

Y mientras el  “no pude porque …” se repite una y otra vez, vamos perdiendo sensibilidad, y dejando por el camino metas, sueños, anhelos, etc. que se supone eran importantes para nosotros, con un reverso adicional de frustración. Entre tanto, el tiempo pasa, y por “justificado” que parezca lo que ocurre según de nuestro discurso excusatorio, lo cierto es que nuestras metas se vuelven más y más lejanas, las relaciones con los demás se deterioran día a día, y cada vez nos sentimos peor.

Terminamos así cayendo en la trampa de la propia comodidad, blindando nuestra capacidad de iniciativa de una coraza virtual que nos relega como personas libres, capaces de responder incondicionalmente en cualquier escenario, y de lograr cosas asombrosas con la sola condición de proponernos una meta y empujarla con voluntad.

Sin dudas, el mecanismo de la excusa es un enemigo público a vencer si no queremos ver como se escurre la vida entre los dedos, y darnos cuenta un día de que con tanta excusa, lo que “no pudimos” en definitiva, fue vivir.


Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: La excusa como forma de vida « LEA+ 2009

  • Pingback: La excusa como forma de vida « Formación de Líderes

  • http://andresubierna.com/ Victor Raiban

    Buen tema Andrés, cuando una excusa me aleja de mi aprendizaje es como un piquete que me aleja de mi puntualidad, elijo estar atento, que por cierto no es fácil la cosa, ya que algunas veces el seudo-niño aparece y secuestra mi protagonismo, claro que hoy es en un tenor remoto y lejano.
    Ahora bien con el tiempo descubrí en mi vida que es inefectivo y diría hasta riesgoso ir caminando por la vida como la novela de Emile Zola “Yo acuso”, señalando al otro como víctima de su excusa sin contexto de aprendizaje y si autorización por la otra parte, prefiero dejarlo en un grado de suspensión hasta que si se pueda hablar, y haya posibilidad de reflexión.

    Claro que el libre albedrío de los interlocutores es la llave que nos abre esa puertita.

  • Pingback: La excusa como forma de vida « Encuesta Interna de Opinión Pelomania

  • http://www.bision.com.ar Cristian

    Es muy importante que autoreflexionemos sobre la cuestion de excusarnos continuamente tanto en el ambito laboral como en la vida cotidiana. Considero que muchas veces nos sentimos victimas de las circunstancias, y no hacemos mas que dejar que las cosas sucedan sin hacer nada. De hecho, tenemos que empezar a cambiar nuestra conducta hacia un comportamiento mas PROACTIVO. Es una capacidad que creo que se debe poner en practica y que como todas las habilidades personales se puede ir perfeccionando con el tiempo, pero no hay que dejar de actuar en consecuencia.

    La sociedad, en sus diferentes ambitos necesita de personas proactivas, y creo que es un puntapie inicial para dejar de poner excusas ante las diferentes situaciones que nos toque enfrentar.

  • Jorge Genoud

    Lo peor que veo es que además esta teniendo consenso y estatus dentro de la gestión, con todas esta serie de recetas mágicas que a la gente le esta gustando comprar y sobre todo bajo la excusa de “nada es perfecto todo es perfectible”, prevalece la excusa, no se direccionan esfuerzos hacia el cambio y la mejora nunca llega.

  • Pingback: La excusa como forma de vida « Coaching Grupal para Agentes de Cambio

  • http://lumediana.blogspot.com Lumediana

    El virus contemporaneo definitivamente, y la vacuna resultaria tan costosa en terminos de que nos tendriamos que hacer responsables de nosotros mismos y de nuestras vidas…
    Excelente apunte!

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline