El sarcasmo: un estilo devastador

14

Él era un ingeniero avezado que dirigía un proyecto de desarrollo de software y presentaba al vicepresidente de desarrollo de productos de la empresa el resultado de meses de trabajo junto a su equipo. Los hombres y mujeres que habían trabajado durante varias horas al día, semana tras semana, estaban allí con él, orgullosos de presentar el fruto de su dura tarea. Pero cuando el ingeniero concluyó la presentación, el vicepresidente se volvió hacia él y le preguntó en tono sarcástico: “¿Cuánto tiempo hace que terminó la escuela primaria? Estas especificaciones son ridículas. No tienen la menor posibilidd de ir más allá de mi escritorio”.

El ingeniero, absolutamente incómodo y desalentado, guardó silencio y mostró una expresión taciturna durante el resto de la reunión. Los hombre y mujeres de su equipo hicieron algunas observaciones desganadas -y algunas hostiles- para defender su esfuerzo. El vicepresidente recibió una llamada y la reunión se interrumpió bruscamente, dejando una sensación de amargura e ira.

Durante las dos semanas siguientes, el ingeniero se sintió obsesionado por los comentarios del vicepresidente. Desalentado y deprimido, estaba convencido de que jamás le asignarían otro proyecto de importancia en la compañía, y estaba pensando en reununciar a pesar de que hasta ese momento disfrutaba trabajando allí.

Finalmente, el ingeniero fue a ver al vicepresidente y le recordó la reunión, sus comentarios críticos y el efecto demoralizante que habían tenido. Después planteó cuidadosamente la siguiente pregunta: “Estoy un poco confundido con respecto a lo que usted quiere conseguir. Supongo que no pretendía avergonzarme, simplemente. ¿Tenía alguna otra intención?”.

El vicepresidente quedó atónito. No había notado que su comentario, que había sido hecho al pasar, hubiera tenido un efecto tan desvastador. En realidad, pensaba que el plan de software presentado era prometedor, pero que necesitaba más elaboración. En ningún momento había sido su intención descartarlo como algo inútil. Simplemente no se había dado cuenta, dijo, de lo inadecuada que había sido su reacción, ni había querido herir los sentimientos de nadie. Y, aunque tardíamente, se disculpó.

Fuente: La Inteligencia Emocional, Daniel Goleman

Me encantaría leer tus comentarios sobre este tema del sarcasmo, sus efectos en la tarea, en las relaciones, en el clima laboral, y tus reflexiones sobre cuál pensás que es la razón por la cual, a pesar de ser tan destructivo, sigue estando presente y hasta incluso se lo confunde con la inteligencia.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Pingback: El sarcasmo: un estilo devastador « LEA+ 2009

  • Pingback: El sarcasmo: un estilo devastador « Formación de Líderes

  • http://www.maersoft.com.ar Sergio Broutvaien

    Hola, mi nombre es Sergio Broutvaien y este artículo me toca profundamente en varios aspectos:

    1) Soy fanático de Dr. House, entre otras cosas, disfruto su sarcasmo

    2) Me dedico al desarrollo de software y, frecuentemente, me encuentro en situaciones en la que los clientes o usuarios, menosprecian el esfuerzo que mi equipo y yo hacemos a diario para mejorar los productos que ellos utilizan

    3) Yo mismo, muchas veces de manera inconciente como el Vicepresidente de la anécdota, aplico comentarios sarcásticos demoledores en una negociación

    Es decir que siento y hago sentir lo que el sarcasmo provoca en las conversaciones de negocios: Ningún resultado positivo.
    Es divertido ver al Dr. House que siempre resuelve el caso, pero es odiado por todos
    Mucho más positivo sería comprender con humildad y aceptar que el otro puede tener razón, hacerle sentir que su opinión va a ser tenida en cuenta y dejarle claro que si se dirige a nosotros de un modo sarcástico, nada de esto sucederá.
    Por mi parte trabajo a diario conmigo mismo para evitar que el sarcasmo aflore en mis negociaciones y para poder asimilar el golpe que significa cuando me aplican ese trato

  • Pingback: El sarcasmo: un estilo devastador « Encuesta Interna de Opinión Pelomania

  • Pingback: El sarcasmo: un estilo devastador « Coaching Grupal para Agentes de Cambio

  • Francisco Martinez

    En realidad la primera parte de esta historia ficticia pasa siempre en las empresas.

    La segunda parte casi nunca (que el vicepresidente se disculpe).

  • http://www.bagmanmedio.webs.com Guillermo

    Que tal. Mucho tiempo fui una persona más sarcástica y despreciable que Dr. House, afortunadamente eso sucedió cuando aún era adolescente, por lo que de a poco pude ir cambiando(me). Aún sigo siendo un “sarcasta”, esto aflora sólo en los momentos en los que trabajo en algo muy duro, no por desprestigiar el trabajo ajeno, sino que es la forma más fácul, rápida y limpia de remarcar un error; siendo que todos somos profesionales en el Diseño (particularmente) creo que nos podemos referir de esta manera.
    El sarcasmo no creo que denote inteligencia, pero si una observación del contexto.

  • Pingback: uberVU - social comments

  • http://www.fractalteams.com Michel Henric-Coll

    El caso ilustra lo que Eric Berne, creador del Análisis Transaccional, llama los juegos en que participamos.

    Estos juegos encierran una motivación oculta, razones escondidas como deseo de poder o de conseguir impulsos (strokes) positivos a cambio de otros negativos (por ejemplo sensación de poder) que los hacen tóxicos o deshonestos.

    Hay varios. Como el triángulo dramático (Karpman) que tiene forma de círculo vicioso, o el juego transaccional del que este artículo muestra un ejemplo.

    Su esquema es muy interesante de conocer. Siempre se basa en un punto flaco de la víctima y se genera una respuesta inesperada que los franceses llamamos “coup de theâtre” y en español Estupor, un cambio de rol brusco que genera un beneficio final negativo.

    En el caso citado, el punto flaco de la víctima es su implicación personal en el trabajo. El perseguidor (Vice presidente) raja hipócritamente este punto flaco para conseguir una respuesta (que sospecho ser de sumisión) pero aunque en un primer momento se consiga, después ocurre el cambio de rol que motiva la visita del ingeniero al vice presidente.

    En este caso, la toxicidad es aun mas perniciosa, porque el ingeniero no reacciona en el momento y me apuesto una paella-de-las-buenas que el vice presidente volverá a acariciar el punto flaco de su ingeniero hasta conseguir observar en él un beneficio indiscutiblemente negativo que constituirá su premio en el juego.

    En otros casos, es el perseguidor inicial que recibe un beneficio negativo. Son juegos en los que NADIE gana jamás.

    Mhc
    blog.fractalteams.com

  • RRoberto

    ¿Será para tanto? No creo que desvaste a nadie. Desvastación sufris cuando te quedas sin trabajo y nadie de da pelota.

  • http://www.bagmanmedio.webs.com Guillermo

    No creo que sea tan devastador como estar sin trabajo y las cuentas apilándose, pero creo que es lo suficientemente destructivo como para desmotivar a alguien u obligarlo a replantearse algunas cosas.
    Creo que la des motivación sí es tan devastadora como la situación que se planteaba de estar sin trabajo, porque pude hacerte perder el que ya tienes.

    Saludos.

  • Mabel

    Es devastador, porque sencillamente se permite. Si en este mundo las  todas personas fueran amables seguro seria lo ideal pero no lo es. Te encontraras personas agrias, negras, malintensionadas etcetera que ni siquiera notaran tu presencia, por eso debemos ser fuertes e integrales y no permitir que cualquiera pueda desmoronaranos. Si lo que nos plantean es verdad pues queramos o no se agradece porque mejoramos asi sencillamente no nos guste como se dijo. Sin dolor no hay evolución. Cruel pero cierto.

  • Flor-inbox

    Uf!!! si habré sufrido este tipo de situaciones. Es muy simple, el vicepresidente dijo lo que realmente pensaba. Por un lado notó un gran talento en el Ingeniero y en las empresas a las altas esferas les da pánico que les hagan sombra, entonces con ese comentario le bajó (a conciencia) el autoestima. Luego cuando el Ingeniero fue a pedir una explicación y demostró cuánto le afectó el comentario, el vicepresidente se hizo el tonto y trato de minimizar las cosas para que el Ingeniero no se le valla de la empresa, pero ahora ya lo tenía con la cabeza gacha, como él quería. Ahora si era momento de decirle que el proyecto aplicaba, sin ser una genialidad pero estaba bien.
    De ahora en más el ingeniero se va a matar para lograr algo que deslumbre al vicepresidente pero sabiendo que no vale tanto como para pedir aumento o como para creer que debería estar en una posición mayor. Esa es toda la estrategia!

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline