El poder de elegir

10

Vamos a suponer que pudiéramos hacer una pregunta a todas aquellas personas del mundo que no se encuentran en una situación de hambruna, enfermedad o pobreza y que en apariencia tienen muchas razones para vivir. Y que pudiéramos pedirles una respuesta honesta a la pregunta: “¿Cómo estás?”, millones de personas dirían: “Muy mal”. Si les preguntáramos el porqué, casi todos culparían a otra persona de su estado.

La teoría de la elección nos explica que, ante cualquier circunstancia, siempre estamos escogiendo todo lo que hacemos, incluyendo el sentirnos mal. Las otras personas no tienen la capacidad de hacernos sentir mal, ni de hacernos felices. Todo lo que podemos intercambiar con ellos, dar o recibir, es información. Pero en sí misma, la información no puede obligarnos a hacer o a sentir algo específico… escogemos todas nuestras acciones y pensamientos y, así, indirectamente, escogemos casi todos nuestras emociones y mucha de nuestra fisiología.

Las semillas de casi toda nuestra infelicidad se siembran muy pronto en nuestras vidas: desde el momento en que encontramos personas que han descubierto no sólo lo que es correcto para ellos, sino también y, desafortunadamente, para nosotros. Armados con este descubrimiento y siguiendo la tradición destructiva que ha dominado nuestro pensamiento durante miles de años, estas personas se sienten con la obligación de forzarnos a hacer lo que “saben” que es correcto. La forma que elegimos para resistirnos a esa fuerza es, de lejos, la mayor forma de desdicha humana.

Estas son algunas líneas de un libro que recomiendo a todos los que deseen contar con un modelo que habilite una cultura de mayor responsabilidad y libertad: La teoría de la elección, una nueva psicología de la libertad, del Dr. William Glasser

No es poco frecuente que cuando presento estas ideas en workshops y seminarios organizacionales destinados a fortalecer una cultura responsable, algún participante salte apuntando a mi yugular intentando demostrar lo equivocado que estoy por fomentar una teoría tan equivocada y alejada de la realidad, de un doctor que debe estar loco, y fundamenten esta opinión con una gran cantidad de ejemplos de cómo son sus jefes directos, quienes por supuesto no están participando del workshop, los responsables del estado en que se encuentra la empresa y de los problemas organizacionales que tienen.

El tema resuena con algunas connotaciones que propician la reactividad. Tal vez esto suceda porque adoptar este modelo implica hacernos incondicionalmente cargo de nosotros mismos e inhabilita asignar a otros, al país, a los políticos, a nuestro jefes, a la economía, etc., etc., etc., poder para ser causantes de nuestras desgracias. Asumir esta concepción de responsabilidad resulta ser un proceso doloroso y transformador.

El modelo de Glasser no niega que los demás, o la vida puedan presentarnos condiciones más o menos desafiantes, sólo propone considerarlos como información, como un dato de la realidad, del “mundo de calidad en el que estamos viviendo”, y pone el énfasis causal de nuestro estado actual y de nuestras posibilidades futuras en nuestras propias manos.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://andresubierna.com Pablo Staffolani

    Muy bueno Andrés!!

    Y sí….yo fuí uno de esos que, en alguna oportunidad, apuntó a tu yugular. Jajajaja hago público lo que en algún momento te he confesado.
    Quizás ahora y a la distancia, creo que aquella reacción tenia más que ver con el darme cuenta que la vida me pasaba por delante y yo solo era un espectador de lo que ocurría.
    El proceso, como decís, fue doloroso y sigue siendo transformador, cuya intensidad la reconozco instante a instante de frente a los desafío que la vida me entrega.

    Saludos
    Pablo Staffolani

  • http://andresubierna.com/ Victor Raiban

    Recomiendo fervientemente la lectura de la Teoría de la Elección de William Glaser como lo indica Andrés es uno de mis libros de cabecera.

  • http://ricardodeleon1961.wordpress.com Ricardo De Leon

    Me cae de maravilla!
    Saludos

  • Pingback: Tweets that mention El poder de elegir : Puerto Managers -- Topsy.com

  • Pingback: El poder de elegir « Coaching Grupal para Agentes de Cambio

  • Pingback: El poder de elegir « Formación de Líderes

  • Vanina

    Andres, me encantó tu nota. Hace un tiempo que estoy en un proceso donde para saber que quiero realmente de la vida, en este caso en el ámbito profesional, me di cuenta que tengo que dejar de lado lo que la familia y mi medio espera de mi y poder decidir que es realmente lo que yo quiero para mi. Es un proceso duro porque hay que aprender a poner límites y porque uno se tiene que hacer totalmente cargo de sus decisiones, pero realmente creo que vale la pena. Voy a comprarme el libro que recomendas.
    Gracias!

  • Alejandro

    Elegí leer tu post porque me lo sugeriste, eso me hace poco libre?. Todos los seres humanos nos llevamos por estereotipos o modelos los cuales seguimos, por otro lado instintivamente llevamos la causa de nuestros problemas a exteriorizarlos osea ponerlos fuera de nosotros. Ya con un poco más de reflexión podemos llegar a concluir que nosotros también somos parte importante de la ecuación de nuestros éxitos o fracasos.

  • http://vizorganizacionmlm.blogspot.com Edagardo V Mlinarevic

    El mejor ejemplo de la elección del hombre libre, para mi es la obra “El hombre en búsqueda del sentido”.de V. F. padre de la logoterapia.
    Siempre que tomemos conciencia aun en los casos más extremos podemos tomar la decisión y ser libre.
    Entre la acción y la reacción, hay un tiempo de reflexión, en la cual se puede pensar; aun en los casos más extremos y elegir que acción hacer.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline