El dilema de la participación

9

Releyendo a Covey, me encontré con su planteo del dilema de la participación, que parafraseo de la siguiente forma: Cuando es necesario lograr mejoras en el funcionamiento de un equipo, suelen encontrarse las dificultades inherentes a todo proceso de cambio. Liderar cambios en los comportamientos de las personas y en la organización no es tarea sencilla. Es necesario lidiar con la inercia, las actitudes, las percepciones y los esquemas establecidos. Tendemos a aferrarnos a los viejos puntos de vista, las viejas formas y los viejos hábitos. Construir hábitos demanda un gran compromiso colectivo, y éste deriva de la participación de la gente que actúa como catalizadora del proceso de cambio.

La participación siempre conlleva desafíos y riesgos vinculados a la creencia de posible pérdida de poder o desgaste. Así… la mayor parte de los ejecutivos se va deslizando hacia roles autoritarios, sin darse cuenta de que ese proceso está ocurriendo. Van cambiando sutilmente, dado que ser autoritario les resulta más fácil y les consume menos tiempo. Gerenciar desde este lugar les resulta a muchos un lugar seguro. La participación es un pasaje hacia la aventura.

Frente al deseo de lograr cambios algunos gerentes quedan atrapados entre estas dos posiciones: la actitud directiva que les resulta más segura y el mucho más arriesgado pero infinitamente más eficaz principio de la participación.

Fuente: El liderazgo centrado en principios, de Stephen Covey.

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://eltilodeolivos.com.ar danielkaar

    Solamente hay que cambiar la palabra “gerentes” por “docentes” y tenemos a Covey hablando de otro sector social. Los siete hábitos, que lo leí por primera vez en el 92, todavía lo sigo revisando.
    Saludos!

  • Pingback: Tweets that mention El dilema de la participación : Puerto Managers -- Topsy.com

  • Pingback: El dilema de la participación « Coaching Grupal para Agentes de Cambio

  • Pingback: El dilema de la participación « Encuesta Interna de Opinión Pelomania

  • Pingback: El dilema de la participación « Formación de Líderes

  • Alejandro

    Realmente la actitud directiva le resulta segura?, quizá solo para él mismo.
    Creo que las nuevas gerencias deben reconocer que la actitud directiva ya no tiene tanta efectividad como antes debido a que los agentes externos son completamente diferentes respecto a otros tiempos.
    La actitud participativa genera un poder para enfrentar los nuevos tiempos cuando sistemáticamente tienes que manejar innumerables variables en un mercado dinámico, es como aumentar más brazos pensantes a un pulpo.
    El nuevo reto es hacer que esos pensamientos sean símiles y aporten a un objetivo común, nada fácil.

  • http://vizorganizacionmlm.blogspot.com Edagardo V Mlinarevic

    Si el conductor o líder, logra la analogía de la cadena de fondeo.
    Entre los eslabones el contacto es un ínfimo porcentaje; sin embargo el trabajo en su conjunto sirve para maniobra del buque. Ya sea virar o fondear.
    En la conducción o liderazgo, con unidad de criterio, objetivos claro e identificación con el grupo; el líder solucionando la necesidades del equipo…
    Creo que los Hermanos de la Costa, lograban el éxito, (como ejemplo histórico) por pensar diferente y tener la paradoja que soluciona la paradoja.
    Otro Alejandro Magno cuando simplemente de un corte soluciona el tema del nudo G… ( se entiende que fue formado por Aristoteles).
    Así el líder de forma creativa conduce..
    Es un placer leer estos articulos.

  • Miguel Gutiérrez Trapani

    Andrés:

    No se puede menos que coincidir con tus comentarios. Creo que la actitud directiva de los gerentes nace del convencimiento de que “tienen la verdad”. Están persuadidos de que la mejor alternativa de acción es la que ellos mismos proponen y deconfían de los aportes que otros puedan hacer. Más aún están convencidos de que la participación sólo puede conducir a una inevitable demora y un deterioro de la solución. Lo interesante es que aún en los casos en que el directivo tenga razón, y el proceso decisorio sea mas lento y menos acertado, la ventaja de la participación se revelará sin lugar a dudas en el paso siguiente o sea la ejecución. Es en esta etapa en la que ya sea por un mayor compromiso o una mayor comprensión, cuando se necesita el concurso de muchos para que las cosas pasen, cuando la participación muestra sus mejores frutos.
    El cambio duele, es cierto. Muchas veces nos molesta esa proclividad a la inercia, esa resistencia feroz a veces necia de tanta gente, para aceptar lo inevitable del cambio. Es sin embargo una reacción lógica, ya que todo cambio implica alguna pérdida cierta a cambio de una esperanza, de alguna ventaja probable. En todo cambio hay algo de lo que nos tendremos que desprender, y eso que vamos a perder, lo podemos palpar, lo conocemos, estamos acostumbrados a tenerlo. Las ventajas que se derivarían del cambio son una simple probabilidad, algo que puede o no suceder. Solamente cuando las ventajas a derivar del cambio y su probabilidad de ocurrencia sean lo suficintemente atractivas, la gente abandonará su inercia y se sumará. LA función del gerente es pues no sólo tener la inteligencia y el criterio para encontrar el rumbo correcto, sino fundamentalmente construir la credibilidad suficiente como para que las personas confíen en las virtudes del cambio, y para ello, si bien el proceso es necesariamente más lento, nada mejor que la participación.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline