El coach tóxico anticoaching

7

Quino - Modelos Mentales

Para ser efectivo un coach requiere, además de conocimientos específicos, habilidades interpersonales excepcionales y la articulación de un modelo mental particular. Debe tener la capacidad de interactuar con una mirada “estereofónica”:

  • Por un lado el coach facilita la mejora que el cliente busca alcanzar desafiando los modelos “imperfectos” actualmente en uso (imperfectos = inefectivos) y lo ayuda a que encuentre nuevas formas de ver y actuar.
  • Simultáneamente el coach debe confiar plenamente en la potencialidad de su cliente para resolver sus propios problemas como ser humano perfecto.

Es así como perfección esencial e imperfección operativa se integran en esa mirada o escucha que el coach sostiene y que llamo “estereofónica”.

Este modelo mental del coach (que desarrollaré en otro artículo), tiene que ver con una interpretación que actúa como infraestructura de todo el proceso de facilitación:

“El cliente es perfecto y su forma de observar, de pensar o actuar es imperfecta porque no le está resultando efectiva para alcanzar el futuro que desea.”

Ahora bien, es posible encontrar coaches que interactúen desde otro modelo mental que podría enunciar así:

“Este cliente me llama para que lo ayude a resolver sus problemas y a mejorar, porque está fallado y yo lo voy a arreglar.”

Cuando el coach actúa desde esta forma de ver a su cliente, su actitud resulta poco respetuosa y suele terminar lastimando al aprendiz y obturando su posibilidad de aprender. Desde esta manera de pensar, el coach asume el rol de un “experto consejero tóxico” y en general:

  • Toma una actitud “moralista”. Cree saber lo qué está bien y lo qué está mal para para su cliente, y lo escucha desde este lugar. Piensa cosas como: “¡Mmm… qué desastre! Hiciste muy mal en actuar de esa forma…”. O se hace cómplice de su cliente, en contra de aquellos que pueden estar “haciénole la vida difícil” y los juzga como buenas ó malas personas.
  • Cree saber qué hay que hacer para resolver la vida de su cliente. Piensa o dice cosas cómo: “Definí tus metas con claridad y yo te voy a decir lo que tenés que hacer para lograrlas”.
  • Cree saber qué es lo que hay que hacer para que las cosas nunca vuelvan a estar mal en la vida del cliente.
  • Oculta sus propias dificultades y se siente intimidado cuando corre riesgos de exponerse a un límite propio. Este pseudo coach no vive como aprendiz aunque dice ser aprendiz.
  • Puede reaccionar desde la exigencia, la ansiedad, el temor, la culpa, la inseguridad y la defensividad.

Por eso considero vital para todo coach que desarrolle la habilidad de estar atento a lo que le sucede, y a que trabaje consigo mismo y se convierta en un observador amoroso.

Las habilidades técnicas son necesarias para un buen proceso de coaching, pero lo que distinge a un buen coach de un gran coach, no son las técnicas sino la generosidad de su espíritu.

Prefiero considerar que el poder para encontrar respuestas efectivas y aprender es inherente al ser humano. Pero a veces pareciera que, al recibir entrenamiento para ayudar, quien se cree con el poder de “arreglar” al otro hiciera que estas respuestas, naturalmente humanas, quedaran opacadas. No solo los profesionales sino todos nosotros corremos el riesgo de apegarnos tanto al rol de ayudar que nuestra habilidad de confiar en la capacidad innata del otro para superarse resulte inhabilitada.

Cuando las personas que piden ayuda se encuentran en presencia de este tipo de “consejero tóxico”, comienzan a sentirse incómodas y confundidas, y sus potencialidades se aprisionan en lugar de liberarse. Se sienten juzgados y disminuidos en lugar de expandidos en un mayor respeto y confianza hacia sí mismos. Ya no se sienten seguros conversando sobre sus problemas con esta persona, por que experimentan la no aceptación y una pérdida de comprensión, y no se sienten escuchados.

Te hago llegar un fuerte abrazo y espero me cuentes tus reflexiones o alguna anécdota sobre este tema. (ahh… gracias Quino genio!!!)

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • Miguel Gallardo

    Nuevamente muy buen artículo Andrés…el coach debe ayudar al cliente a descubrir las áreas donde tiene oportunidad de ser más efectivo para el cliente no para el coach y que esto le permita tener un mejor desempeño en el área que esta buscando mejorar.

    Para ello el coach tiene que tener la habilidad de encontrar el quiebre o en su caso, declararle el quiebre al coachee para que le ayude en su proceso de transformación.

    Siempre desde el punto de vista que no existe una razón única, y que el camino que se encuentre le tiene que hacer sentido al coachee no al coach.

    Saludos.

  • http://twitter.com/MauriPortillo Mauricio Portillo

    Hola Andrés,

    Soy coach formado en la Escuela Latinoamericana de Coaching, quería transmitirte que la nota me parece EXCELENTE…

    Es clara, habla de un tema muy visto en el mundo del coaching, y creo que es una invitación muy buena a mirarnos y a preguntarnos “desde qué lugar hago lo que hago?”.

    Gracias por compartir semejante invitación a la humildad y a la empatía.

    Quería pedirte también si me autorizarías a publicar un link del artículo en mi Facebook, ya que tengo muchos contactos con quienes me gustaría compartirlo.

    Gracias, Mauricio.

  • Marcela

    Excelente tu nota. Creo que este tipo de situaciones son muy frecuentes en el ámbito laboral, sobre todo cuando quien debe realizar el coaching es una persona que se esta formando para esta tarea, y por ende sin el acompañamiento de un experto, además de ocurrir esto, consideran que esa forma de hacerlo es la correcta.

    Saludos.

  • http://www.jcalles.com.ar Julio Calles

    Muy linda nota, oportuna, fijando límites de lo que es trabajar en pos del crecimiento del solicitante del coaching y la de traspasar nuestros modelos mentales, como desís la persona es capaz, pero observa, piensa, dice y actua en forma poco provechosa para la finalidad de de sus empredimientos, de su persona, de su capacidad de interrelacionarse. lo que nos toca es ayudar a que la persona se autoindague y eliga como resolver estas situaciones desde una perspectiva distinta y provechosa. Obviamente como en cualquier encuadre de ayuda si uno no tiene claro cual es su rol, y cual es la esencia técnica de la ayuda a otro, que es hacer generar su propia valoración, distinguir, diferenciar, esclarecer situaciones actuales y sus motivaciones para que el elija como proceder, es posible que seamos iatrogénicos y tóxicos. sds. Julio

  • Pingback: Coaching: Una delgada lnea entre ayudar o caer en una trampa

  • Matias

    Me parece súper interesante la nota y quiero compartir con Uds. mi mirada al respecto.

    En el proceso conocido como “ayuda” podemos reconocer inicialmente a dos partes.
    Una de ellas es la que esta en condición de “Ser Ayudada” y la otra es la que “Ayuda” (este vendría a ser algo así como el “Ayudador”.

    Si analizamos la postura de ambos podríamos llegar a decir que el que tiene el PODER es el anteriormente llamado “ayudador”.

    Desde la mirada Ontológica, el Coach es facilitador, es herramienta, es posibilidad para el otro y es este “otro” quien tiene el poder (visto como capacidad de acción) necesario para sortear sus propios obstáculos, lograr sus metas y llevar a cabo todo aquello que se proponga.

    Viéndolo de esta manera, el coach ontológico no ayuda a su coachee, si no que lo acompaña en el proceso de ampliar su mirada y transformarse en un nuevo observador de su propio mundo.

    Gracias por ofrecer este espacio para compartir las distintas miradas.

    Cordialmente.
    MH

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline