Además del salario… ¿para qué trabajo?

7

Sentido intrínseco vs. recompensa extrínseca:“Hay un secreto muy simple para lograr la retención y lealtad a largo plazo de los empleados, y no es el dinero, ni los privilegios ni las stock options. Se trata de darles roles con un propósito significativo”. Es lo que afirma el columnista de la Harvard Buisness Publishing, Anthony Tjan, en un artículo que acabo de leer  y cuya versión completa en inglés podrás encontrar aquí.

El tema del sentido trascendente de la vida suele emplearse como cosmética o retórica de moda multipropósito. Me parece que ahora queda lindo usar al espíritu para alimentar una interesante imagen pública, o para vender fórmulas de pensamiento mágico que otorgan felicidad, o el acceso a fuerzas superiores resolutorias de los problemas de la existencia que nosotros mismos creamos.

Cuanto más grande sea el vacío existencial que se experimente, mayor la necesidad de llenar ese hueco de cualquier forma (mejor fácil y rápido). Y a mayor necesidad, mayor oportunidad. Tal vez por eso pululan en expansión quienes, movidos algunos por buenas intenciones, creen poder llenar pozos ajenos con fáciles senderos de superación. También está el negocio de la esperanza y el rentable comercio espiritual, pero esa sería otra arista del tema.

La trascendencia es una hermosa culidad a cultivar, es un arnés válido y fundamental para saltar de lleno en la intensidad de la vida y encarar la noble tarea de hacer con nuestras personas una espléndida obra de arte a través de nuestros actos, con mayor consciencia y responsabilidad. Sí cuestiono ciertos usos que se hacen de ella, llegando incluso a su empleo falaz, como una especie de estafa autoinfligida disfrazada de espiritualidad.

En fin… dejo aquí estas reflexiones, y el enlace a Productividad Trascendente, de Alfonso Alcántara en Yoriento, y sus comentarios.

Cuantitativamente, estamos trabajando gran parte de nuestro tiempo, le dedicamos un porcentaje bastante alto de nuestras vidas, ¿estamos haciendo que valga la pena esa entrega? ¿es suficiente recibir a cambio de esa entrega vital un salario?

Intento crear el tono propicio y equilibrado para abrir el blog a la participación de todos los lectores e invitarlos a que expresen libremente, cuál es el sentido que le dan a su trabajo… o para expresarlo de otra manera, la pregunta podría ser: “Además del salario, ¿para qué trabajo?”

Share
  • Pingback: Bitacoras.com

  • http://www.metainteligencia.com Johannes Uske

    Personalmente trabajo para vincular a las personas con sus dones, talentos y su potencial completo, que muchas veces está tapado por las urgencias del día a día, los miedos y dolores del pasado.
    Busco hacer un aporte que abre nuevas perspectivas y las puertas a la creatividad.
    Amo hacerlo y sigo en este camino sin preocuparme por el salario, que sería un fruto del labor, no un fin en si mismo. A veces me ha costado mantener la fe y seguir, porque no siempre me ha ido bien, pero siento que por ahi pasa mi aporte…

    Felicitaciones, Andrés por la profunda reflexión y el incentivo de ahondar en este tema!

  • http://www.economiasencilla.com Economía Sencilla

    Además de trabajar por dinero, por autorrealización y por sentirme a gusto conmigo mismo y con los demás, supongo.

    Yo me hago estas cuestiones:

    Hipótesis a) Gano mucho dinero pero no estoy contento con el tipo de trabajo que tengo, con los compañeros, jefes, etcétera… No estaré contento, terminaré yéndome.

    Hipótesis b) Estoy muy a gusto con todos esos factores, pero gano poco y no hay manera de mejorarlo en esa empresa… Terminaré yéndome, pero porque estaré insatisfecho, según la teoría de Herzberg, o según la de Maslow, no me llegará para cubrir necesidades de la parte inferior de la pirámide (para cuanto más, intentar llegar a la parte superior).

    Hipótesis c) Me toca la lotería y no necesito trabajar. ¿No haría nada en el resto de mi vida, me dedicaría a la vida contemplativa? Mi respuesta es “no”.

    Un saludo
    Pablo Rodríguez

  • http://www.seniorm.com Senior Manager

    El carácter multidimensional del trabajo como actividad humana ciertamente lo convierte en un campo de estudio complejo y retador. Las condiciones laborales surgidas desde el nuevo orden económico y las repercusiones que han tenido en las empresas, son legitimadas por la incorporación de nuevas categorías laborales que de cierta forma modifican los significados que tenía antes el trabajo y reorientan las prácticas y relaciones laborales hacia otros contextos de la vida social.
    El trabajo es la condición básica de toda vida humana, y la dignifica… así que las situaciones y relaciones que podrían dar cierto sentido a la percepción de uno mismo dentro de un ambiente laboral específico, son las que nos dicen si vale la pena lo que hacemos …o no.
    SM

  • http://www.yachtinghoy.com.ar Joaquin Moreno

    Andrés, muchas gracias por este post. Lo leí atentamente y se lo recomendé a varios amigos.
    Tuve la oportunidad de trabajar en Toyota (ARG) y en una de las publicaciones de la compania salió una carta del Presidente de Toyota Motor Corp (Akio Toyoda), que hacía referencia al tiempo que cada una de las personas le dedica a la compania a lo largo de su vida. Me llamó la atención que lo consideraba como una “deuda” que tenía la empresa con sus empleados por esa dedicación.
    Creo que esa “deuda” no es solo el dinero y este es un gran desafío para los directivos y emprendedores encontrar ese “plus”.
    Un abrazo!

    • http://www.linkedin.com/in/andresubierna Andres Ubierna

      Gracias Johannes, Pablo, Senior Manager, Joaquín por sumar sus reflexiones y enriquecer mi propio pensamiento sobre el significado otorgado a este aspecto tan importante de nuestras vidas: el trabajo.

  • santiago

    muy de acuerdo con el punto de vista, ojala estuviese mas extendido y todos tomasemos mas consciencia de para que hacemos lo que hacemos y por que la gente que trabaja en nuestras organizaciones hace lo que hace.

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline