Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

La vez pasada pensaba qué buena la idea de sentar un paralelo entre una empresa y un barco, pero me parece que el paralelo da para todavía más, porque la náutica tiene un montón de enseñanzas aprovechables tanto para las personas individualmente, como para los grupos humanos, laborales o no.

Para empezar, antes de zarpar, lo primero es saber dónde quiero ir, lo cual no es poca cosa, ya que por raro que parezca muchas veces no tenemos claro qué cosas queremos alcanzar en la vida, y esa falta de claridad luego se traduce en dificultades de todo tipo, frustraciones, espejismos, etc.

Y en las organizaciones no siempre la cosa va mejor, ya que a pesar de que se supone que todos saben para qué son los esfuerzos, muchas veces se hacen las cosas porque siempre se hicieron de esa manera, o porque le gustan así a mi jefe, o bien – y sobre todo en los niveles más operativos -, no se tiene ni idea del porqué o el para qué de la tarea.

Saber qué quiero de mi vida, es entonces como la piedra fundamental para construir un camino con efectividad, y eso lo tienen muy claro los navegantes.

Cumplido lo anterior, el segundo paso es prepararnos para la travesía, es decir reunir los medios, los recursos, los elementos, los pertrechos, víveres, etc. que vamos a necesitar para realizar el viaje, y que dependerán precisamente de dónde queremos llegar (porque no es lo mismo salir a dar una vuelta por el río que querer llegar a Brasil).

Y este paso también es vital tanto para las personas como para las organizaciones. Sin embargo, cuántas veces vemos enormes distancias entre las metas que proclamamos y los medios que ponemos en juego para alcanzarlas !!!

El nivel de consecuencia o coherencia que pongamos entre nuestras metas y los esfuerzos  para lograrlas pondrá en evidencia el grado de seriedad de nuestro compromiso, y si bien las consecuencias de la falta de coherencia pueden ser bien distintas en la náutica o en la vida diaria, no es menos grave vivir en permanente dualidad entre lo que pensamos y decimos, y lo que hacemos.

Continuará…

Share

Lugar: “Por Fin”
Latitud: 34°35’44.68″S
Longitud:58°21’44.69″O
Velocidad: 5 nudos (12 km/h)
Viento: NNO 15 nudos
Oleaje: 1.4 m

Luego de 5 dias de navegación, la vida a bordo se tornó rutinaria. El ejercicio de reflexión favoreció a mejorar la predisposición del equipo para afrontar las tareas.

Durante la noche del 5to día el barco navegaba a 40 millas de la costa. A las 4:00 de la mañana, durante la guardia de Hector y Jose, las nubes y la luna no se hicieron presentes. Como de costumbre, el rumbo que seguían era el resultado de una minuciosa planificación previa.

Navegando a 5 nudos de velocidad y con viento a favor, el “Por Fin” avanzaba cómodamente con el Spinnaker y la mayor entera.

A las 4:09 abruptamente suena la alarma de la ecosonda.

Hector: José ¿Cuanto marca la ecosonda?!

José: 3 metros y bajando!!

De repente se escuchó un fuerte estruendo. Todo el barco tembló bruscamente. La velocidad cambió de 5 a 0 nudos de en un instante.

Hector y José se cayeron al piso y el resto del equipo se despertó rápidamente.

Juan: Hector ¿Que pasó?! con qué nos chocamos!!

Hector: No lo sé, apareció de repente!!

Juan: Hector, fijate si el quillote está bien y si tenemos alguna filtración de agua. José, Luis, Pedro encarguensé de bajar las velas rápidamente!! que no sigan portando viento!! Ana, llamá a la prefectura para avisar el incidente.

Hector: Juan!!!!… tenemos una filtración de agua!!!… tenemos que pararla ya… necesito ayuda!! traeme una llave francesa URGENTE!!

El agua no para de entrar. La unión entre el quillote sufrió una rotura estructural y necesitaban solucionarlo rápidamente o correrían serio peligro de naufragio.

Juan: Luis, José, Pedro dejen de hacer lo que estan haciendo y vengan a sacar el agua.. YA!!. Ana pasanos los baldes y la bomba de achique.

Ana: Dame un segundo, estoy pasando nuestra posición por radio!!

El agua aumentaba de nivel lentamente y ya les llegaba a las rodillas. Hector ajustaba la unión del quillote y colocaba trapos para evitar que entre más agua. Juan, Hector, Luis, Pedro y Ana armaron una fila para pasarse los baldes y desagotar el agua del interior. Las bombas eléctricas funcionaban a su maxima capacidad.

Luego de 20 minutos de intensa lucha para evitar el naufragio, el agua empieza bajar de nivel lentamente. Al termino de una hora, el nivel del agua habia descendido a los tobillos y la situación ya estaba controlada. El trabajo habia dado sus frutos y decidieron avisar la situación a la prefectura informando que seguirían rumbo a su puerto de destino tal como estaba definido.

_____________________________

1) ¿Cual es tu opinión respecto al rol de Juan en esta situación? ¿Creés que hizo lo correcto?

2) Si fueras Juan, ¿harías algún cambio en la organización de las guardias para las próximas millas hasta llegar a destino?

__________________________________

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline