Según el más extenso estudio de desempeño jamás realizado, Gallup encontró que sólo el 25% de los empleados afirma estar poniendo en su trabajo el máximo de sus capacidades, el 50% asegura estar haciendo lo mínimo necesario para no ser despedidos, y el 75% declara ser capaz de trabajar con mucha más efectividad que la actual. ¿Cuáles son las consecuencias de no revertir estos indicadores, en especial en momentos como los actuales?

El ejercicio de un liderazgo sustentado en valores, el cultivo de la calidad humana y subsecuente fortalecimiento de la confianza resultan pilares críticos a la hora de movilizar el potencial humano de una organización y responder con eficacia a los desafíos de estos tiempos. ¿Cuáles son las claves para su despliegue, cómo ponerlas en práctica y qué espacios de aplicación concreta tienen en la gestión del día a día? Estas son algunas de las cuestiones que serán tratadas en este evento.

El miércoles 28 de Octubre Andrés Ubierna disertará sobre Confianza y Valores: liderazgo en tiempos de crisis. La conferencia, cuya entrada es libre y gratuita, es organizada por el Centro Cultural de la Universidad Católica Argentina (UCA) y tendrá lugar en Puerto Madero, Av. Alicia Moreau de Justo 1400 – Subsuelo – Sala B.

Recibiremos a los asistentes a las 18:30 hs. para comenzar a las 19:00 hs. y finalizar a las 21:30 hs.

Para inscribirte y dejar reservado tu lugar, te solicitamos que completes el formulario de inscripción con tus datos, ingresando aquí: Inscripción Conferencia UCA 28 de Octubre.

Consultas:

  • Inés Franck ó Silvina Miceli, tel. 4338 0845 , mail: centro_cultural@uca.edu.ar
  • Víctor Raiban, cel. 15 6683 3331, mail: vraiban@factorcoaching.com.ar
Share

Lugar: “Por Fin”
Latitud: 34°35’44.68″S
Longitud: 58°21’44.69″O
Velocidad: 5.6 nudos (10 km/h)
Viento: SSO 12 nudos
Oleaje: 0.9 m

Para esta travesía se programaron guardias de cuatro horas con la siguiente configuración: dos personas activas, dos en alerta (pueden descansar pero deben estar disponibles ante cualquier necesidad) y dos tripulantes en descanso.

Los equipos de guardia son: Juan/Ana, Hector/Jose, Luis/Pedro.

Luego de navegar las primeras 20 millas (37 km), cae la noche cerca de las 20 hs, momento en el cual comienza el turno de Luis/Pedro en reemplazo de Hector/Jose.

Hector: Chicos, tengan especial atención porque esta zona se caracteriza por haber gran densidad de barcos hundidos. Mantengan el rumbo en 110° hacia el waypoint del pilote NORDEN como indica el GPS.

Luis: Ok. Seguimos en ese rumbo. Vayan tranquilos a descansar.

Luego de navegar por media hora en rumbo directo, aparecen los problemas.

Luis: ¿Viste la luz blanca en proa? Aparentemente está fija. No es intermitente. Fijate si el radar muestra un barco.

Pedro: No. No hay nada en la proa.

Luis: ¿La carta muestra algún obstaculo?

Pedro: Si. Un barco undido en proa a una milla. Deberían ser boyas blancas con dos destellos cada 15 seg. ¿Ves las boyas?

Luis: No… Mantengamos el rumbo y esperemos a estar mas cerca. Quizá tengamos una mejor visión.

Luego de navegar 10 minutos, la ecosonda (marcador de profundidad) empieza a bajar de 4 metros a 3,5 y luego a 3 metros. De repente, suena la alarma de profundidad. El barco tiene un calado (profundidad mínima para navegar) de 1,86 metros y la alarma comienza a sonar cuando la profundidad llega a los 2,2 metros.

Pedro: Cuidado!!… El Barco hundido!!!… vamos a chocar!!!

Luis no reaccionó y se aferró fuertemente al timón sin emitir palabra alguna. En ese momento, Juan saltó de la cama y salió rápidamente afuera del barco para ver la situación.

Juan: ¿Que paso?!! Donde estamos!!!

En ese momento, la alarma dejó de sonar y la profundidad en la zona comenzó a aumentar . Sin lugar a duda habían pasado peligrosamente por arriba del barco hundido.

_______________________

1) ¿De que forma creés que se hubiese evitado este incidente? ¿Cuál es la responsabilidad de cada uno de los tripulantes frente a estas circunstancias? ¿Creés que se rompió alguna de las reglas?

2) Si estuvieses en este equipo, ¿que harías para sentir mas seguridad a bordo de ahora en más?

__________________________

Share

¿Cuáles son los elementos que definen a las personas que consideran que tienen buena suerte en la vida a pesar de haber sufrido circunstancias tan dolorosas como las de aquellos que se c0nsideran con mala suerte? Vamos a enumerar a continuación los más representativos:

  • Tienen una actitud positiva ante las experiencias que viven, incluso cuando éstas, de entrada, aparecen como un revés, una dificultad o una crisis. Su optimismo no se ancla en la ingenuidad, sino en la lucidez y en el compromiso con su entorno. Cuando la adversidad se presenta, se cuestionan en qué medida han contribuido a la situación y actúan en consecuencia, para resolver la crisis que se haya producido.
  • Se saben responsables de sus actos. Ante el error o la adversidad, no tienden a culpar a un tercero, sino que se preguntan en qué medida ellos son, consciente o inconscientemente, causa de lo que les ha ocurrido y, en consecuencia, se cuestionan cómo pueden enmendarlo haciendo uso desde la palabra hasta la acción reparadora.
  • No viven el error como una mácula o algo de qué avergonzarse, sino que hacen de él una fuente de aprendizaje.
  • Disponen de buenas dosis de confianza. Esto los mantiene fieles a su propósito, a perseverar, a trabajar para crear las condiciones que favorezcan la aparición de aquello que persiguen.
  • Visualizan, utilizan su imaginación para crear en su mente su anhelo ya realizado. Funcionan con un “hay que creerlo para verlo” más que con un “hay que verlo para creerlo”.
  • Son perseverantes y resolutivos. No postergan las cuestiones que tienen pendientes de resolver.
  • Tienen a atribuir un significado constructivo a aquello que les sucede. Y esa voluntad de sentido es lo que les hace levantarse después de haber caído las veces que sean necesarias, principalmente porque sienten que andan no por ellos mismos, sino para acompañar, amar y servir a otros.
  • Tienen siempre muy presente un sentido de contribución y de servicio para con los demás. Su yo es más bien un nosotros. Esa identidad expandida actúa como un acicate para la no resignación y para el esfuerzo en la encarnación de su utopía personal.
  • Son generadores y contagiadores de emociones positivas, como la ternura, la gratitud, el entusiasmo, el optimismo o la alegría. Lejos de ser arrogantes, descreídos, cínicos, nihilistas o resignados, estas personas deciden hacer un ejercicio consciente de generación y entrega de emociones que invitan al otro a sentirse mejor.

Como vemos, todas esas diversas características que comparten lo que podríamos denominar como creadores de la buena suerte se pueden sintetizar en una sola palabra: actitudes.

Nuestra vida es nuestra actitud. O mejor, nuestra vida será el resultado de la elección consciente de nuestras actitudes en cada momento de la existencia.

Fuente: La buena vida, Alex Rovira

Ahora me gustaría escuchar tus propias reflexiones sobre la actitud y su impacto en todas las áreas de la vida, y en particular, en el trabajo.


Share

En años recientes surgió toda una industria de consultoría (junto a su respectiva demanda) en la cual se predica utilizando un léxico en el que abundan palabras tales como revolución, reinvención, cambio cuántico, pensamiento superador, metas audaces, aprendizaje organizacional,… etc… Todos estos modelos e ideas son fantásticos, pero carecen de importancia práctica a menos que seamos capaces de traducirlos en pasos concretos de acción. Sin disciplina de ejecución, el pensamiento superador se derrumba, el aprendizaje no suma valor, la gente no alcanza su metas audaces, y la revolución se paraliza.

Ninguna empresa puede entregar los resultados que promete o liderar el cambio, sin líderes que practiquen la disciplina de la ejecución a todo nivel. La ejecución tiene que ser parte de la estrategia de una organización y de sus metas. Es el eslabón perdido entre las aspiraciones y los resultados.

Para entender la ejecución es preciso tener en mente tres puntos claves:

  • La ejecución es una disciplina y es parte integral de la estrategia.
  • La ejecución es la tarea más importante de un líder de negocios.
  • La ejecución es un elemento central de una cultura organizacional efectiva.

El primer ladrillo con el que se construye la ejecución está compuesto por siete comportamientos esenciales a desarrollar por todo líder de negocios:

  1. Conocer a la gente y al negocio.
  2. Insistir en aceptar y validar la contundencia de los hechos.
  3. Fijar metas y prioridades claras.
  4. Perseguir un propósito significativo.
  5. Recompensar a quienes toman acción y que hacen que las cosas pasen.
  6. Desarrollar el potencial de la gente mediante el coaching.
  7. Autoconocimiento.

Fuente: Execution, the discipline of getting things done, Larry Bossidy & Ram Charan

Share

En enero de 2007 Joshua Bell, virtuoso violinista contemporáneo reconocido mundialmente, participó de un interesante experimento diseñado por el periódico The Washington Post: ¿sería capaz su música de llamar la atención por sí misma en un contexto popular y en un momento inapropiado?

Vestido sencillamente – con un vaquero, camiseta manga larga y gorra – se presentó de incógnito para dar un concierto “espontáneo” a la hora pico de utilización del servicio de subterráneo. Utilizó junto con sus virtudes de violinista, un violín Stradivarius de 1713 valuado en US$ 3,5 millones.

El momento duró 43 minutos. En ese tiempo pasaron por el lugar 1097 personas.

Contra las expectativas de grandes resultados, apenas 1 persona lo reconoció, 7 personas pararon para escuchar sus melodías mágicas y 27 contribuyeron con el “artista callejero”. Al finalizar, había reunido en su estuche de violín u$s32, aportados espontáneamente por sus oyentes. Esta contribución estuvo muy lejos de los u$s 100 que habían pagado en promedio quienes concurrieron a su concierto previo.

Creemos que esta experiencia muestra la importancia de invertir en crear un contexto adecuado y un significativo grado de coincidencia entre lo que ofrece el especialista y lo que busca la gente.

Seguramente muchas interpretaciones al respecto se pueden hacer y otras tantas preguntas pueden surgir.

Fuente: Puerto Experto

Share

En Los Miserables, Victor Hugo relata que Valjean, un criminal violento, tras su liberación después de una larga permanencia en la cárcel que lo había vuelto todavía más brutal, es sorprendido robando los objetos de plata de la diócesis. Es conducido ante el obispo quien, en vez de tratarlo como a un ladrón, le pregunta con mucha amabilidad por qué había olvidado dos candeleros de plata que formaban parte del regalo que él le había hecho. Este acto del obispo cambia totalmente el modo en el que Valjean observa el mundo y se relaciona con él. Todavía bajo el efecto de la turbación causada por la “reestructuración” facilitada por el obispo, Vljean encuentra a un muchacho, Gervais, que, jugando con sus monedas, pierde una de ellas. Valjan pone su pie sobre la moneda impidiendo que Gervais la recupere. El muchacho llora, pide desesperadamente que le devuelva su moneda y, al final, se va. Sólo entonces, a la luz de la generosidad transformadora del obispo, Valjean se da cuenta de cuán cruel es su comportamiento que sólo una hora antes le habría parecido de lo más normal. Corre tras de Gervais, pero no logra encontrarlo.

Victor Hugo explica: “Tuvo la vaga impresión de que la comprensión del obsipo era el asalto más formidable que jamás hubiera sufrido; que su dureza habría perdurado si hubiese resistido a su clemencia; que si él hubiese cedido, habría debido renunciar al odio con el que las acciones de los demás  habían llenado su alma durante tantos años y que tanto le gustaba; que esta vez debía vencer o quedar vencido y que una lucha, enorme y definitiva, había comenzado entre su maldad y la bondad de aquel hombre. Pero una cosa que antes ni sospechaba era cierta: que él no era ya el mismo hombre; todo había cambiado para él, y ya no estaba en su mano poder desembarazarse del hecho de que el obispo le había hablado y le había tomado la mano.”

Lo que Victor Hugo muestra es la perenne experiencia humana del cambio profundo de consciencia que emerge de la acción inesperada e imprevisible de alguien con el cual nos cruzamos en los caminos de la existencia.

Fuente: El arte del cambio, Nardone & Watzlawick

Share

La preparación del barco para la travesía comienza una semana antes del dia de la partida.
Hector es el mas experimentado en estos temas y fué asignado por Juan para coordinar estas actividades.
Los requerimientos y los responsables son [responsable/
colaborador]:

– Elementos de navegación y seguridad a bordo => Hector / José (Miércoles)

- Alimentos y Bebidas => Pedro / Hector (Viernes)

- Correcto funcionamiento de las instalaciones a bordo => Hector / Luis (Jueves)

- Velas en buen estado => Ana / Hector (Viernes)

- Jarcia (mástil, obenques, etc) en buen estado => Hector / Juan (Jueves)

Estas tareas se asignaron el viernes por la tarde con un email enviado por Hector y alineado con las reglas enviadas por Ana previamente.

Faltando dos dias para la partida, Hector llama a Luis que estaba en el barco reparando la instalación electrica con el electricista.

Hector: ¿Como va todo por ahi?

Luis: La verdad que estamos complicados. Tuvimos que cambiar la instalación eléctrica porque habia varias conecciones oxidadas y mal conectadas. La verdad que a Juan le vendieron el barco por la mitad.

Hector: ¿Tenés novedades de José? Me dijo que hoy llevaba los salvavidas, bengalas y el botiquin.

Luis: No. Estuve toda la tarde en el barco y no pasó.

Hector: Ok. Lo voy a llamar.

Luis: Igual eso no es lo que mas me preocupa. Juan estuvo por acá con los fabricantes del mastil y le dijo que necesitaba urgente un cambio de las crucetas. No van a aguantar una travesía de la que estamos planeando.

Hector: ¿Como que no? Juan no me dijo nada!!

Luis: Recién se fueron de la amarra, seguramente te va a llamar en un rato.

Hector: Maldición!!… estamos realmente complicados!!

Luego de cortar con Luis, Hector llamó a Ana, Hector y a Juan. En ese momento no se pudo comunicar con ninguno de ellos por distintas razones. A última hora de ese dia, habló con todo el equipo y organizó una reunión urgente de seguimiento para el otro dia a primera hora.

Afortunadamente, y gracias a la buena predisposición de los proveedores, para las últimas horas del viernes se cambiaron las crucetas del barco, la instalación electrica quedó aprobada y las velas reparadas. Solo faltaba llevar los alimentos y bebidas.

____________________________

1) En el lugar de Hector, ¿que hubieses hecho para evitar los inconvenientes de último momento? ¿Como mejorarias la coordinación del equipo?

2) ¿Estaban bien planteadas las prioridades? ¿Vos como lo plantearias?

___________________________

Share

Releyendo a Covey, me encontré con su planteo del dilema de la participación, que parafraseo de la siguiente forma: Cuando es necesario lograr mejoras en el funcionamiento de un equipo, suelen encontrarse las dificultades inherentes a todo proceso de cambio. Liderar cambios en los comportamientos de las personas y en la organización no es tarea sencilla. Es necesario lidiar con la inercia, las actitudes, las percepciones y los esquemas establecidos. Tendemos a aferrarnos a los viejos puntos de vista, las viejas formas y los viejos hábitos. Construir hábitos demanda un gran compromiso colectivo, y éste deriva de la participación de la gente que actúa como catalizadora del proceso de cambio.

La participación siempre conlleva desafíos y riesgos vinculados a la creencia de posible pérdida de poder o desgaste. Así… la mayor parte de los ejecutivos se va deslizando hacia roles autoritarios, sin darse cuenta de que ese proceso está ocurriendo. Van cambiando sutilmente, dado que ser autoritario les resulta más fácil y les consume menos tiempo. Gerenciar desde este lugar les resulta a muchos un lugar seguro. La participación es un pasaje hacia la aventura.

Frente al deseo de lograr cambios algunos gerentes quedan atrapados entre estas dos posiciones: la actitud directiva que les resulta más segura y el mucho más arriesgado pero infinitamente más eficaz principio de la participación.

Fuente: El liderazgo centrado en principios, de Stephen Covey.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline