¿Cómo podemos definir al que llamamos bien supremo, aquel por el cual todos los demás bienes son deseables pero sin el cual ninguno de ellos sería apetecible?

Exploremos una posible respuesta siguiendo un razonamiento imaginario.

  1. Hagamos una lista 10 cosas  o logros materiales que desearíamos tener o alcanzar, más allá que estas cosas valiosas sean o no realizables. Animémosnos a desear en grande.
  2. Ahora respondamos a la siguiente pregunta: “¿Para qué quiero todo esto?, ¿Qué es lo más importante que quiero lograr, el deseo supremo, sin lo cual nada de todo lo que puse en la lista tendría sentido alguno?”

Las respuestas de todos aquellos a quienes les hice esta pregunta, incluyéndome, es: Felicidad, Plenitud, Amor, Paz, Libertad, todos estados internos y por lo tanto de realización incondicional.

Investiguemos por otro camino. Imaginemos que en este preciso momento llega a la puerta de nuestra casa un Duende muy poderoso que nos propone elegir entre las siguientes opciones límites:

“Te concederé todo lo que escribiste en la lista en forma inmediata y para siempre, pero el precio que tendrás que pagar es experimentar continuamente desdicha, frustración, angustia, y no tendrás la posibilidad de elegir otra cosa. Ó podrás realizar por siempre un estado continuo e intenso de felicidad, plenitud, paz y libertad, pero no tendrás nunca nada de lo que pusiste en la lista. Tienes 3 segundos para responder antes de que desaparezca.”

¿Cuál sería tu elección?

La experiencia individual y colectiva de felicidad, paz, libertad y amor, es el fin supremo y universal al que aspira llegar el ser humano. Es ético todo pensamiento y acto que contribuye a crear un campo fértil para esta experiencia. Quienes no siguen este camino no solo deshonran la vida ajena, sino la propia.

Todo esto es para plantearte una pregunta descubierta por Víctor Raiban en el Grupo Ola Oportunidades Laborales en Argentina, de la red LinkedIn, que es la siguiente:

¿Sacrificarías tu vínculo laboral y una excelente remuneración, si la cultura y/o valores de la empresa para la que trabajas entran conflicto con tus propios valores?

Share

El virus de la gripe A está golpeando de lleno nuestras vidas, y por ende a nuestra economía. Sin embargo hay otro virus que acompaña desde hace años a millones de hombres y mujeres a lo largo del mundo y que produce estragos de tamaños siderales con grandes costos económicos y humanos: el estrés.

En su libro Stress Management, Charlesworth y Nathan incluyen los resultados de una serie de investigaciones realizadas en EE.UU. y que son reproducidos por Fredy Kofman en Metamanagement.

  • 30 millones de norteamericanos padecen enfermedades cardiovasculares producidas por hábitos y estrés.
  • Cada añó 1 millón de norteamericanos sufren un ataque al corazón.
  • 25 millones de norteamericanos padecen de alta presión arterial.
  • 8 millones de norteamericando sufren de úlceras.
  • 12 millones de norteramericanos padencen de alcoholismo.
  • 5.000 millones de dosis de tranquilizantes se prescriben cada año.
  • 3.000 millones de dosis de anfetaminas se prescriben cada año.
  • 5.000 millones de dosis de barbitúricos se prescriben cada año.
  • 700 millones de dólares se gastan por año para reclutar reemplazos para ejecutivos con enfermedades cardiovasculares.
  • 19.400 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido a muertes prematuras.
  • 15.600 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al alcoholismo.
  • 15.000 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al ausentismo relacionado con el estrés.

El estrés impacta a la sociedad en su conjunto, no sólo a las organizaciones empresarias. Pero esta enfermedad tiene cura. Este es un virus que requiere un tratamiento multiestratégico. Por un lado, revisar los factores externos que contribuyen al estrés y ver si es posible modificar alguno de ellos (traslados, horarios, iluminación, sonidos, colores, estímulos sensoriales…). Por el otro, podemos encarar una serie de estrategias que sólo dependen de cada uno de nosotros. Una de ellas consiste en desarrollar lo que el Dr. Herbert Benson, fundador de la Mind Body Clinic de la Universidad de Hardvard, denomina respuesta de relajación a una situación estresante.

Las estrategias endógenas incluyen la alimentación, el descanso, el ejercicio y la meditación. Aprovechar además el mecanismo mediante el cual para nuestro sistema biológico, la información que pasa por la mente es automáticamente verdadera. Nuestro cuerpo no es capaz de distinguir si las imagenes que habitan nuestra mente son reflejos de acontecimientos externos o producto de la imaginación.  Esto lo podemos emplear a favor de nuestro bienestar.

Y a vos ¿cómo te va con el virus del estrés? ¿cuál es la estrategia que usas para enfrentarlo?

Share

Un mundo laboral flexible, innovador, sincero, colaborativo y atractivo

¿Te gustaría trabajar en una empresa con mayor flexibilidad, donde sus integrantes aprendan todo el tiempo a mejorar, donde el ambiente de trabajo tenga las cualidades necesarias para alentar a que todos den lo mejor de sí mismos y crezcan como personas y profesionales?… A mí sí…

¿Te gustaría trabajar en una empresa donde…

  • Todo el mundo tenga voz.
  • La creatividad esté extensamente distribuida.
  • Experimentar sea fácil y económico.
  • La capacidad cuente más que las credenciales y los títulos.
  • El compromiso sea voluntario.
  • El poder se confiera desde abajo en forma natural al más sabio.
  • El poder dependa del valor agregado.
  • Los equipos se autodefinan.
  • El aprendizaje sea auotorganizado.
  • Casi todo esté desentralizado.
  • Las ideas se midan según el valor que agregan.
  • Los compradores y vendedores se encuentren fácilmente.
  • La información fluya libremente.
  • La colaboración, la efectividad y la autenticidad sean valores centrales.
  • Todos estén en libertad de buscar mejores oportunidades o de inventarlas.
  • Cada cuál reciba una retribución equivalente al valor que agrega.
  • La web brinda una estructura que hace posible este mundo.

    Luego de leer una entrevista a Gary Hamel publicada en el último número de Gestión, se me ocurre invitarte al siguiente juego de la imaginación…

    Imagínate que te invitan los directores de las 20 empresas más poderosas del planeta  para que respondas con tus reflexiones al menos a una pregunta de las que están en la lista. Sos consciente que con tus respuestas tenés la capacidad de influenciar un cambio significativo en la vida del mundo. Las preguntas que te hacen son:

    1. “¿Qué cualidades tendría que tener la empresa en la que soñarías trabajar?
    2. ¿Creés necesario reinventar el management? ¿Por qué?
    3. ¿Cuál es el principal obstáculo para hacerlo?
    4. ¿A quiénes recurrirías para que aporten la ideas para hacerlo?
    5. Si decidiéramos avanzar con iniciativas de innovación de los procesos gerenciales ¿cuál sería tu principal recomendación hacia nosotros?”

    ¿Te sumás al juego?

    Share

    Gran parte del material existente sobre influencia y persuasión (como muestra podés leer el que encontrarás aquí) apunta a modificar el comportamiento de los demás en pos de los deseos propios sin entrar en consideraciones éticas… Y tal vez me esté poniendo un poco quisquilloso sobre estas cuestiones. Puede que sí, (o puede que no) pero enfrenté un dilema: si seguir o no escribiendo sobre este tema.

    Finalmente decidí continuar la serie (ver 1 y 2) para informar algunos de los métodos de persuasión e influencia del comportamiento vigentes, y poner luz sobre el asunto. Vale citar a Maslow:

    En manos de un ser humano sabio y maduro, el poder es una gran bendición. Pero en manos de un inmaduro, débil o emocionalmente enfermo, el poder es un peligro tremendo.

    Aquí vamos. Lo que viene es más extenso que lo recomendado por los expertos en blogs, pero no fui capaz de transmitir la técnica en menos palabras. De todas maneras, creo que si tenés paciencia y lo lees completo, no te vas a arrepentir:

    De todas las estructuras existentes, elegí la Secuencia Motivadora de Monroe, tal vez porque es una de las más frecuentemente utilizadas actualmente en publicidad y política, y porque está orientada a producir acciones por parte de la audiencia.  Alan H. Monroe, fue profesor de la Purdue University durante la década de 1930 y desarrolló una serie de pasos que debían ser cubiertos en cualquier discurso persuasivo a partir de sus investigaciones de psicología social en el campo de la influencia y la persuasión.

    Los pasos del método propuesto por Monroe son:

    1. Atención: Lograr captar la atención de la audiencia.
    2. Necesidad: Mostrar a la audiencia un problema o una necesidad insatisfecha. Este paso es clave, ya que una vez que la audiencia se percata de una necesidad insatisfecha, más receptiva se encuentra para tomar la solución que le sea presentada.
    3. Satisfacción: Es aquí donde se presenta la respuesta al problema y se explica la forma propuesta para satisfacer la necesidad presentada en el paso previo.
    4. Visualización: Aquí se guía a la audiencia para que se forme una imagen de cómo sería su mundo con la solución presentada por el orador y su necesidad satisfecha. Cuánto mejor estarían respecto a su experiencia actual.
    5. Acción: Finalmente se hace un llamado a la acción. Algo simple y realizable dentro de las siguientes 48 horas.

    No te pierdas de leer lo que viene, porque voy a mostrar este método a partir del lema de la campaña de Barak Obama: “Sí podemos”, con un extracto del discurso que dio el 8 de Enero de 2008 en Nashua, New Hamshire, y cuya versión completa podés leer aquí.

    1. Atención: “Algo está sucediendo cuando los hombres y mujeres, en Des Moines y Davenport, en Lebanon y Concord, salen a pesar de la nieve de enero, a esperar largas colas, de cuadras tras cuadras, porque creen en lo que puede llegar a ser este país. Algo está sucediendo.” Pocas cosas son tan efectivas para llamar la atención y lograr ser escuchado como apreciar y reconocer algo valioso de la audiencia y convocar al misterio.
    2. Necesidad: “… ustedes pueden ser la nueva mayoría que saque a esta nación de un largo periodo de política oscura. Demócratas, independientes y republicanos, cansados de la división y el ruido que han enturbiado Washington. Que saben que podemos discrepar sin ser crispadores. Que comprenden que si movilizamos nuestras voces contra el dinero y las influencias que obstaculizan el camino que nos proponemos para alcanzar algo mejor, no habrá un sólo problema que no podamos resolver, no habrá un destino que no podamos alcanzar”. Obama está encarnando un cambio y utiliza una estratgia sutil para dejar plasmada la necesidad que su audiencia tiene de dicho cambio mostrando cosas que están sucediendo porque el cambio aún no ocurrió: la división y el cinismo aún enturbian la política…, el dinero y las influencias aún obstaculizan el camino, necesitamos resolver nuestros problemas, necesitamos alcanzar nuestro destino.
    3. Satisfacción: “Y cuando yo sea presidente…”. Aquí Obama desliza la solución al problema, la forma de satisfacer la necesidad de su audiencia, que completa mostrando como la solución del cambio está también en las manos de la propia audiencia, diciendo: “… la razón por la que empezamos este viaje incierto, hace casi un año, no es solo lo que yo haré como presidente…sino también es lo que ustedes, las personas que aman este país,… pueden hacer para cambiarlo”.
    4. Visualización: “¡Sí podemos!… Fue el llamado de los obreros para organizarse, de las mujeres peleando por sus derechos de votar, de un presidente que eligió la luna como la nueva frontera, y de un rey que nos llevó a la cima de la montaña y que nos guió para señalarnos el camino a la tierra prometida. ¡Si podemos la justicia y la igualdad! ¡Si podemos a las oportunidades y la prosperidad! ¡Si podemos sanar esta nación! ¡Si podemos reparar este mundo! ¡Si podemos!” Esta visualización de la esperanza y el poder es la parte más poderosa de su discurso que prepara emocionalmente a la audiencia para que resuene con el paso final de actuar para realizar esta visión.
    5. Acción:Y mañana recordaremos que algo está sucediendo en América; comenzaremos juntos el próximo gran capítulo de la historia americana con tres palabras que resonarán de costa a costa; de un océano al otro: SI-NOSOTROS-PODEMOS.” La acción que pide tomar es comenzar a escribir un nuevo capítulo de la historia americana… y dado que lo dejó deslizar durante el paso de satisfación, no necesita decir explicitamente que esto sucederá si lo votan para presidente.

    ¿Por qué todos los discursos de Obama respetan el modelo de Monroe o sus variantes? Porque evidentemente, resulta altamente efectivo. Que sus palabras hayan sido pronunciadas con propósito real de bienestar para el pueblo o que sean simplemente hábiles formas de manipular la voluntad popular… el tiempo lo dirá.

    Acá va un video subtitulado de una publicidad de campaña, donde ahora, después de lo explicado, podrás apreciar la aplicación del mismo método de persuasión discursivo, en un mensaje cuyos pasos se fortalecen y completan con el apoyo de un texto. Espero haber aportado al aprendizaje y que experimentes el poder de este logos, y después dejes tus comentarios, reflexiones, ideas, dudas, cuestionamientos, sugerencias…  Gracias y abrazos!

    Share

    Camila, mi hija de 16 años, desde hace un par de meses elige los sábados para arremeter con una serie de inquietudes filosóficas y éticas haciendome preguntas del tipo:

    • “Pa, yo entiendo lógicamente que cuando elijo actuar siguiendo mis valores eso me lleva a ser feliz, pero en la práctica ¿cómo puedo así ser feliz si cuando lo hago me dejan sola?”
    • “Pa, ¿de qué sirve soñar si los sueños son eso… inexistentes? O sea, como muchos sueños no se hacen realidad, ¿no te parece que cuanto más sueños tenga la gente, mayor frustración tendrá que vivir?”
    • “Pa, ¿es posible saber con certeza, feacientemente, sin ningún acto de fe, que existe eso que llamamos Dios?”

    Lo que me pasa, es que preguntas como estas me invitan a un viaje de vuelta a lugares que creía conocidos. Vuelvo a ser un principiante. Será porque me doy cuenta que también son el tipo de cuestiones que se mantienen vigentes en mí. Son preguntas parecidas a las que en algún momento de mi vida exploré llegando a un cierto lugar de claridad que cada tanto se vuelve a oscurecer. Serán de esa clase de preguntas que luego de un tiempo vuelven a mí una y otra vez, produciéndome una suave inquietud, una duda renovada. Respuestas que se derriten y escurren entre los dedos de mis manos que intentan agarrarlas. Tal vez me quede descansando en las preguntas y viviendo simple en la nube del no saber, no sea cosa que confunda las respuestas con la vida y me pierda de vivirla tal cual es.

    Mmm… qué lindo decirle a mi hija: “No sé mi amor… las respuestas que tenía, fueron sólo un invento tranquilizante para poder vivir mejor por un tiempo en este misterio. Pero si querés, te ayudo a que busques tus propias respuestas, esas que te sirvan también a vos, por algún tiempo, a navegar tu existencia.”

    Creo que en los libros no hay respuestas y sí invitaciones atractivas, así que estoy abriendo de nuevo algunos books de filosofía que tenía por allí, en los estantes más altos de mi biblioteca. Uno de ellos contiene el Manual y Máximas de Epicteto. Lo que siempre me maravilló de Epícteto fue que nació como esclavo y terminó obteniendo su libertad y convirtiéndose en maestro y mentor de quien había sido su amo.

    Dicen que para algunos el lunes es el día más duro de la semana. De hecho los lunes entre las 7AM y 9AM de la mañana es cuando se produce la mayor tasa de infartos. ¿Dónde? En los estacionamientos de las empresas. El cuerpo sale a trabajar y el corazón se queda.

    En fin, releyedo ese manual y máximas encontré algunas frases que comparto con vos con el deseo de que puedan ayudar y sumar inspiración a tu lunes con un poco de filosofía. Al leerlas comprobarás su vigencia.

    • “Engrandecerás a tu pueblo no elevando los tejados de sus viviendas, sino las almas de sus habitantes.”
    • “Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír.”
    • “Los hombres se sienten molestos no por las cosas que les suceden, sino por las opiniones que tienen acerca de las cosas.”
    • “Vale más, morir de hambre después de haber desterrado las preocupaciones y los miedos, que vivir en la abundancia con inquietud y temor.”
    • “No se llega a campeón sin sudar.”
    • “Querer agradar a los demás es una trampa peligrosa.”
    • “Cuidado con las compañías: el mundo está lleno de semejantes agradables y con talento. La clave es asociarse sólo con personas que te eleven, cuya presencia saque lo mejor de ti mismo.”
    • “Los malvados pueden matarme, pero no perjudicarme.”
    • “En la prosperidad es muy fácil encontrar amigos, en la adversidad no hay nada más difícil.”
    • “Define claramente la persona que quieres ser.”
    • “Mantente fiel a tus ideales espirituales aunque seas objeto de burla por parte de aquellos que abandonan los ideales por la aceptación social o la comodidad.”

    ¡Un abrazo y que tengas un muy buen lunes de trabajo!

    Share

    Tras una dura semana de lucha contra el crimen, Sherlock Holmes y el Dr. Watson decidieron irse de camping al bosque, por el fin de semana…

    Después de una buena comida y una botella de vino, se fueron a dormir a su tienda de campaña.

    Horas más tarde, Holmes se despertó y codeó a su fiel amigo, diciéndole:

    - Watson, mira el cielo y dime qué ves…

    Watson contesta:

    - Veo millones y millones de estrellas…

    - ¿Y eso qué te dice? – replicó Holmes.

    Watson pensó por un minuto y le dijo:

    -  Astronómicamente, me dice que hay millones de galaxias y potencialmente billones de planetas. Astrológicamente, veo que Saturno está en Leo. Cronológicamente, deduzco que son aproximadamente las 3 y 10 de la madrugada. Teológicamente, puedo ver que Dios es todopoderoso y que somos pequeños e insignificantes. Meteorológicamente, intuyo que tendremos un hermoso día mañana…Y a usted, Holmes, ¿qué le dice?

    Transcurrió un corto silencio y Holmes habló:

    - ¡POR FAVOR WATSON,…NOS ROBARON LA CARPA!

    ¿Moraleja?… Lo que se te ocurra, y me encantaría que lo compartas.

    Share

    Quino - Modelos Mentales

    Para ser efectivo un coach requiere, además de conocimientos específicos, habilidades interpersonales excepcionales y la articulación de un modelo mental particular. Debe tener la capacidad de interactuar con una mirada “estereofónica”:

    • Por un lado el coach facilita la mejora que el cliente busca alcanzar desafiando los modelos “imperfectos” actualmente en uso (imperfectos = inefectivos) y lo ayuda a que encuentre nuevas formas de ver y actuar.
    • Simultáneamente el coach debe confiar plenamente en la potencialidad de su cliente para resolver sus propios problemas como ser humano perfecto.

    Es así como perfección esencial e imperfección operativa se integran en esa mirada o escucha que el coach sostiene y que llamo “estereofónica”.

    Este modelo mental del coach (que desarrollaré en otro artículo), tiene que ver con una interpretación que actúa como infraestructura de todo el proceso de facilitación:

    “El cliente es perfecto y su forma de observar, de pensar o actuar es imperfecta porque no le está resultando efectiva para alcanzar el futuro que desea.”

    Ahora bien, es posible encontrar coaches que interactúen desde otro modelo mental que podría enunciar así:

    “Este cliente me llama para que lo ayude a resolver sus problemas y a mejorar, porque está fallado y yo lo voy a arreglar.”

    Cuando el coach actúa desde esta forma de ver a su cliente, su actitud resulta poco respetuosa y suele terminar lastimando al aprendiz y obturando su posibilidad de aprender. Desde esta manera de pensar, el coach asume el rol de un “experto consejero tóxico” y en general:

    • Toma una actitud “moralista”. Cree saber lo qué está bien y lo qué está mal para para su cliente, y lo escucha desde este lugar. Piensa cosas como: “¡Mmm… qué desastre! Hiciste muy mal en actuar de esa forma…”. O se hace cómplice de su cliente, en contra de aquellos que pueden estar “haciénole la vida difícil” y los juzga como buenas ó malas personas.
    • Cree saber qué hay que hacer para resolver la vida de su cliente. Piensa o dice cosas cómo: “Definí tus metas con claridad y yo te voy a decir lo que tenés que hacer para lograrlas”.
    • Cree saber qué es lo que hay que hacer para que las cosas nunca vuelvan a estar mal en la vida del cliente.
    • Oculta sus propias dificultades y se siente intimidado cuando corre riesgos de exponerse a un límite propio. Este pseudo coach no vive como aprendiz aunque dice ser aprendiz.
    • Puede reaccionar desde la exigencia, la ansiedad, el temor, la culpa, la inseguridad y la defensividad.

    Por eso considero vital para todo coach que desarrolle la habilidad de estar atento a lo que le sucede, y a que trabaje consigo mismo y se convierta en un observador amoroso.

    Las habilidades técnicas son necesarias para un buen proceso de coaching, pero lo que distinge a un buen coach de un gran coach, no son las técnicas sino la generosidad de su espíritu.

    Prefiero considerar que el poder para encontrar respuestas efectivas y aprender es inherente al ser humano. Pero a veces pareciera que, al recibir entrenamiento para ayudar, quien se cree con el poder de “arreglar” al otro hiciera que estas respuestas, naturalmente humanas, quedaran opacadas. No solo los profesionales sino todos nosotros corremos el riesgo de apegarnos tanto al rol de ayudar que nuestra habilidad de confiar en la capacidad innata del otro para superarse resulte inhabilitada.

    Cuando las personas que piden ayuda se encuentran en presencia de este tipo de “consejero tóxico”, comienzan a sentirse incómodas y confundidas, y sus potencialidades se aprisionan en lugar de liberarse. Se sienten juzgados y disminuidos en lugar de expandidos en un mayor respeto y confianza hacia sí mismos. Ya no se sienten seguros conversando sobre sus problemas con esta persona, por que experimentan la no aceptación y una pérdida de comprensión, y no se sienten escuchados.

    Te hago llegar un fuerte abrazo y espero me cuentes tus reflexiones o alguna anécdota sobre este tema. (ahh… gracias Quino genio!!!)

    Share

    En su libro Comunicación no violenta, Marshall Rosenberg nos presenta un método de comunicación que reemplaza las pautas de reacción verbal defensiva, de ataque o huída, ante los juicios y críticas de otras personas, para responder con respeto, franqueza, comprensión y compasión, incluso en las condiciones más extremas.

    Si bien este es un tema con alcances que superan los límites de lo organzacional, está presente en las salas de reuniones y en otros ámbitos de interacción en las empresas.

    El libro de MR contiene una gran cantidad de ejemplos que ilustran su método. Transcribo una de las situaciones reales allí expuestas, que nos permite vislumbrar la técnica y descubrir la efectividad de su enfoque ante lo que podría considerarse un ataque verbal.

    El siguiente diálogo ocurrió durante un taller que estaba coordinando. Al cabo de media hora de haber comenzado mi presentación hice una pausa e invité a los participantes a expresar su opinión. Uno de ellos alzó la mano y declaró: “¡Usted es el disertante más arrogante que hemos escuchado!”

    Cuando alguien se dirige a mí de esa manera se me presentan varias opciones. Una de ellas es tomar el comentario como una ofensa personal; sé que hago esto cuando tengo gran necesidad de humillarme, defenderme o poner excusas. Otra opción (en la que tengo mucha práctica) es atacar a la otra persona por el ataque que percibo haber recibido. En esta oportunidad opté por una tercera, centrándome en lo que podría ser la causa de ese comentario.

    MR: (tratando de adivinar cuál era la observación que hacía esta persona): ¿Su reacción se debe a que me llevó 30 minutos exponer mis ideas antes de darles la oportunidad de hablar?

    Phil: No, usted simplifica las cosas.

    MR: (tratando de lograr mayor clarificación): ¿Su reacción se debe a que yo no haya mencionado que para algunas personas este proceso puede resultar de difícil aplicación?

    Phil: No, no a algunas personas; ¡a usted!

    MR: Entonces, ¿su reacción se debe a que yo no he dicho que, a veces, el proceso me resulta difícil?

    Phil: Correcto.

    MR: Entonces, ¿usted se siente molesto porque le habría gustado que yo diera indicios de tener problemas con el proceso?

    Phil: (luego de una pausa): Correcto.

    MR: (sientiéndome ahora más relajado luego de haber tomado contacto con los sentimientos y necesidades de la otra persona, dirijo mi atencion a lo que él quizás requería de mí): ¿Quiere decir que le gustaría que en este momento yo admitiera que también para mí este proceso significa un gran esfuerzo cad vez que quiero aplicarlo?

    Phil: Sí.

    MR: (luego de tener claridad sobre sus observaciones, necesidades, peticiónes, observo en mi interior para ver si estoy dispuesto a hacer lo que él me pide): Sí, este proceso a menudo me resulta muy difícil. A medida que avancemos con el taller, probablemente me escuchen describir diversos incidentes en donde he tenido que realizar grandes esfuerzos… o incluso he perdido contacto completamente… con este proceso, esta concientización que les estoy presentando hoy. Pero, lo que me mantiene en la lucha es la conexión estrecha que establezco con otras personas cuando logro ser fiel al proceso.

    Ahora te invito a compartir tus reflexiones sobre el tema, o tus sugerencias para responder a la agresión verbal con respeto, entendimiento, empatía, sin defensividad y con efectividad.

    Para quienes quieran profundizar sobre la comunicación no violenta, pueden hacerlo ingresando aquí, y si estás en Argentina, accede aquí.

    Share

    Cuando los resultados que alcanzamos no coinciden con los que desamos lograr, se abre una oportunidad para aprender a hacer las cosas mejor. A veces no alcanza con diseñar estrategias de acción más efectivas a partir de estas situaciones en las que no fuimos efectivos. Se presentan circunstancias en las que hacer lo mismo mejor no alcanza para producir la mejora que buscamos, y es allí cuando se abre la posibilidad de producir mejoras revolucionarias desafiando la forma en la que estamos pensando el problema, percatándonos de los supuestos y obviedades desde las cuales operamos, cuestionándo y reinventando el patrón de pensamiento.

    Uno de los problemas que enfrentamos cuando enfrentamos un problema es la forma en la que pensamos el problema.

    Encontré entre mis papeles del master la siguiente anécdota que escuché de Horacio Rieznick, un compañero de camino en este viaje de aprendizaje, y que sirve para muchas reflexiones, entre ellas la que propongo en este artículo.

    Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y Premio Nobel de Química en 1908, contaba esta historia real.

    Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que éste afirmaba rotundamente que su respuesta era absolutamente acertada. Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo.

    Leí la pregunta del examen y decía: “Establezca cómo es posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro”. El estudiante había respondido:

    Llevo el barómetro a la azotea del edificio y le ato una cuerda muy larga. Lo descuelgo hasta la base del edificio, marco y mido. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio.

    Realmente, el estudiante había planteado un serio problema con la resolución del ejercicio, porque había respondido a la pregunta correcta y completamente.

    Por otro lado, si se le concedía la máxima puntuación, podría alterar el promedio de su año de estudio, obtener una nota más alta y así certificar su alto nivel en física; pero la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese nivel.

    Sugerí que se le diera al alumno otra oportunidad. Le concedí seis minutos para que me respondiera la misma pregunta pero esta vez con la advertencia de que en la respuesta debía demostrar sus conocimientos de física.

    Habían pasado cinco minutos y el estudiante no había escrito nada. Le pregunté si deseaba marcharse, pero me contestó que tenía muchas respuestas al problema. Su dificultad era elegir la mejor de todas. Me excusé por interrumpirlo y le rogué que continuara. En el minuto que le quedaba escribió la siguiente respuesta:

    Tomo el barómetro, lo lanzo al suelo desde la azotea del edificio y mido el tiempo de caída con un cronómetro. Después aplico la fórmula:
    Altura de caída = 0,5 x g x t^2 (donde g = aceleración de la gravedad constante = 9,8 m/seg2; y t= tiempo de caída). Y así obtenemos la altura del edificio.

    En este punto le pregunté a mi colega si el estudiante se podía retirar. Le dio la nota más alta.

    Tras abandonar el despacho, me reencontré con el estudiante y le pedí que me contara sus otras respuestas a la pregunta.

    - Bueno – respondió – hay muchas maneras. Por ejemplo, tomás el barómetro en un día soleado y medís la altura del barómetro y la longitud de su sombra. Si medimos a continuación la longitud de la sombra del Edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también la altura del edificio.

    Perfecto, le dije, ¿y de otra manera?.

    Si, contestó, éste es un procedimiento muy básico para medir un edificio, pero también sirve. En este método, tomás el barómetro y te situás en las escaleras del edificio en la planta baja. Según subís las escaleras, vas marcando la altura del barómetro y contás el número de marcas hasta la azotea. Multiplicás al final la altura del barómetro por el número de marcas que hiciste y ya tenés la altura.

    Este es un método muy directo. Por supuesto, si lo que querés es un procedimiento más sofisticado, podés atar el barómetro a una cuerda y moverlo como si fuera un péndulo. Si calculamos que cuando el barómetro está a la altura de la azotea del edificio la velocidad es cero, y si tenemos en cuenta la medida de la velocidad del barómetro cuando pasa por la perpendicular del edificio en trayectoria circular, de la diferencia de ambas velocidades, y aplicando una sencilla formula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio.

    En este mismo estilo de sistema, atás el barómetro a una cuerda y lo descolgás desde la azotea a la calle. Usándolo como un péndulo podés calcular la altura midiendo su periodo de precesión.

    En fin, – concluyó – existen otras muchas maneras. Probablemente, la mejor sea tomar el barómetro y golpear con él la puerta de la casa del portero. Cuando abra, decirle: “Señor portero, aquí tengo un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo”.

    En este momento de la conversación, le pregunté si no conocía la respuesta convencional al problema (la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares) evidentemente, dijo que la conocía, pero que durante sus estudios, sus profesores habían intentado enseñarle a pensar.

    El estudiante se llamaba Niels Bohr, físico danés, premio Nobel de física en 1922, más conocido por ser el primero en proponer el modelo de átomo con protones y neutrones y los electrones que lo rodeaban. Fue fundamentalmente un innovador de la teoría cuántica.

    La historia es verídica, pero lo que me interesa es destacar esta posibilidad que tenemos de pensar de diferentes formas una misma situación, y que a veces las respuestas convencionales a los problemas actuales, nos cierran las puertas a la generación de mejoras.

    Según Gary Hamel, aunque pasaron más de 90 años desde la muerte de Max Weber, las convenciones básicas de su mirada sobre el fenómeno organizacional, siguen teniendo gravitación mental.

    Por eso, mi invitación de hoy es a que comentes una o más convenciones, o estrategias de pensamiento vigentes (en uso, aunque no se lo reconozca públicamente por que hacerlo no le hace bien a nuestra imagen) que consideres inefectivas y que propongas cambiar para lograr mejoras superlativas.

    Acá van algunas de las que por mi parte propongo revisar:

    1. Todo vale y el fin justifica los medios, aunque con el discurso se afirme lo opuesto.
    2. Definir unilateralmente los objetivos de mejora, sin escuchar a los que pueden verse afectados por esta definición.
    3. No dejarse influenciar por los demás y aparentar lo contrario.
    4. Esconder información relevante y compartir sólo aquello que apoye el propio punto de vista.
    5. Justificar cierta mala decisión aduciendo que se tomó para cuidar a los demás (“No te quise molestar”).
    6. No indagar y escuchar para responder en lugar de hacerlo para entender.
    7. Reprimir las emociones propias y ajenas, en lugar de regularlas, pensando que está mal emocionarse en el trabajo.
    8. Ser protagonista de los éxitos y víctima de los fracasos.
    9. No enfrentar el conflicto, evadiéndo la situación conflictiva, a pesar de su permanencia y sus consecuencias.
    10. No hablar de temas controvertidos y simultáneamente, aparentar que todo es discutible.

    ¡¡¡Espero con muchas ganas leer los comentarios con tus propuestas de cambio!!!

    Share

    Ciertas filosofías proponen ver en el trabajo una oportunidad insuperable para que las personas se transformen, y aprovechen los desafíos como incentivos para mejorar sus vidas y su ser en el mundo, como quien hace una obra de arte. Quien elige dar este sentido al espacio laboral, se convierte así en artista de sí mismo y, como todo artísta, busca inspiración.

    El contacto con la inspiración suele producirse donde habita la grandeza ya sea en la naturaleza o en nosotros, en ese lugar de encuentro entre nuestra humanidad y lo divino, y que algunos ubican coporalmente en el corazón, donde el sentimiento manda a la razón y nos posee arrojándonos a un flujo creativo y admirable, donde la finitud casi toca al infinito.

    Mi interés es iniciar una conversación con vos sobre frases que te conecten con ese sentimiento que nos alienta a actualizar nuestro mejor potencial.

    Abro Puerto Managers al conocimiento colectivo sobre este tema, invitando a todos los que lean este posteo a dejar sus frases inspiradoras más queridas, aquellas a las que pueden recurrir como el artista a las musas.

    Hace meses un amigo, presidente regional de una importante empresa de entretenimientos, me envió algunas de sus frases preferidas con las que armé este video para que vayas entrando en onda. Te espero!!!

    Frases inspiradoras de Liderazgo from Andres Ubierna on Vimeo.

    Share
    SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline